CABALLO DOSTOYEVSKI

caballo

Hemos tenido ocasión de ver la obra de Richard Sahagún, Caballo Dostoyevski  en Harrobia. Un impresionante testimonio de una época trágica.

El publico queda conmovido al margen de la edad o experiencia vital, Tanto si se vivió aquella época como si no.

Richard se manifiesta como un gran actor, director y creador.

Nuria Valiente y Gabriela Tena comparten con Richard el escenario con su imprecindible aportación.  La obra es completa como un tragedia griega clásica. Y el publico sale emocionado.

Con esta obra, el teatro engarza con la sociedad, la realidad y la vida, agrandando su dimensión social.

 

28A / 28A

Asociaciones vecinales y colectivos sociales reclaman en Bilbo «una ciudad más justa para todos»

Cientos de personas han participado en Bilbo en una manifestación convocada de forma unitaria por las 26 asociaciones de vecinos de la capital vizcaina, sindicatos como CCOO, UGT, LAB, Steilas, ESK, CNT y UGT y 200 organizaciones sociales, para reclamar a las instituciones que escuchen las reivindicaciones de los movimientos sociales en aras de construir una ciudad «más justa para todos» en lugar del modelo de «ciudad escaparate».

Nerea Goti|BILBO|2018/04/28 14:15|2 iruzkin Eguneratua: 15:17
Bilbo_colectivos

 

Asociaciones de vecinos, sindicatos y más de 200 colectivos sociales, entre ellos colectivos ecologistas, la Plataforma de Pensionistas de Euskal Herria por los derechos sociales, organizaciones anti-desahucios y foros en defensa de la sanidad y el transporte públicos, han marchado por el centro de Bilbo tras una pancarta con el lema ‘Borrokatu dezagun batera orain arte banandurik defendatu duguna’, en alusión a las reivindicaciones que comparten para construir una ciudad que mejore «la calidad de vida de quienes vivimos o trabajamos en ella». En la movilización han participado representantes de EH Bildu y Udalberri.

La manifestación ha contado con la presencia de múltiples pancartas, en las que cada colectivo ha expresado el eje de sus reivindicaciones, desde la petición de «pensiones dignas de 1.080 euros» hasta «el derecho a una vivienda digna», en defensa del soterramiento de las vías en Zorrotza o por la mejora de la frecuencia de los autobuses, hasta reclamaciones de juegos infantiles cubiertos, equipamientos para jóvenes y contra la «turistificación» de la ciudad.

La marcha ha partido de la Plaza Elíptica y ha concluido en el Ayuntamiento, donde se ha recordado la movilización del Movimiento Feminista en Iruñea. «Del Bilbao que queremos construir, nosotras te creemos», han manifestado en solidaridad con la víctima de ‘la Manada’.

Los convocantes se han reafirmado en su apuesta por «caminar al unísono y defender los intereses colectivos de esta ciudad, cuyos valores deben ser la inclusión social y la participación ciudadana», en la medida que mejoran «la calidad de vida de quienes vivimos o trabajamos aquí». Han explicado que la crisis ha hecho mella en amplios sectores sociales y hay mejoras en los barrios que «se hacen esperar», mientras «aumenta la pobreza, la precariedad y la marginación, generando una falta de esperanza en el futuro».

En el comunicado leído al final de la marcha, han defendido «lo público contra la privatización galopante» y han recordado que se demandan «servicios y equipamientos necesarios, accesibilidad, especialmente para los barrios altos, transporte, limpieza, parques infantiles, rehabilitación de viviendas, lugares para el ocio y la diversión y no espacios para el negocio y la especulación». Han señalado, asimismo, que para hacer de Bilbo «una ciudad más justa» hay que «erradicar la precariedad laboral, el deterioro del pequeño comercio de barrio, los ataques a los derechos de jóvenes, mujeres, jubilados y migrantes». «Hay que frenar el modelo de ciudad escaparate que no es sino pura propaganda», han expresado.

«Dos velocidades»

Los colectivos han defendido que «los movimientos sociales aportamos una gran riqueza de valores» y han apostado por «el diálogo y el entendimiento», además de reclamar que su participación sea «reconocida y tenida en cuenta». Según han expresado, «cuando los que gobiernan quieren súbditos en lugar de una ciudadanía activa, la movilización democrática se hace más necesaria que nunca».

En declaraciones a los medios, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Bilbo, Javier Muñoz, ha explicado que los movimientos sociales quieren «un Bilbao más solidario, más social, que piense más en las personas que vivimos y un poco menos en el turismo». Ha defendido que «Bilbao es una ciudad abierta y orgullosa de las visitas de los los turistas, pero lo primero son los vecinos» y ha recordado que ni siquiera las expectativas de vida son iguales según el barrio de que se trate, ya que Bilbo «no es una ciudad cohesionada».

«Las inversiones y la velocidad con la que crecen diferentes zonas de Bilbao no es la misma y, además, parten de un error, las inversiones en el extrarradio deben ir a más velocidad que en el centro, aunque esto no quiere decir que el centro no tenga problemas», ha indicado.

Muñoz ha recordado que sus demandas no están solo dirigidas al Gobierno municipal de Bilbo sino también a la Diputación, al Gobierno de Lakua y al Ejecutivo español, para que cada uno actúe de acuerdo a sus competencias en cada caso.

PUBLICADO en GARA 2018/04/29

28A / 28A

Una manifestación integrada por 200 movimientos sociales marcha por el centro de la ciudad

Cientos de vecinos claman que otro modelo de Bilbao es posible

El lema de la pancarta que encabezó la manifestación proclamaba: ‘Defendamos juntos lo que hasta ahora hemos defendido por separado’. Fotos: Oskar González
 ciudad más igualitaria. Una manifestación compuesta por alrededor 1.500 personas -según fuentes municipales- defendió ayer en el centro de la villa que otro Bilbao es posible. Al llamamiento de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao (FAVB) se unieron 200 movimientos sociales de diferente índole, cada uno con su pancarta y su proclama particular, para solicitar “propuestas de ciudad acordes a las necesidades de quienes viven en ella”.

Instantes antes de que se iniciara la protesta, Javier Muñoz, presidente de la FAVB, aseguró que “la ciudad sigue avanzando a dos velocidades”, ya que “se invierte mucho más donde menos se necesita”. Según indicó, la manifestación es una forma de “poner a la sociedad civil activa en marcha”. De hecho, independientemente del poder de convocatoria de la iniciativa, consideró que una ciudad con “organizaciones de tanto coraje” debería de ser un motivo de orgullo para el Ayuntamiento. “Tienen que estar orgullosos no solo del Guggenheim, también de su población comprometida”, señaló.

Muñoz recordó, asimismo, que el único precedente de esta singular protesta, debido a todas las voces que aglutinó, se encuentra en junio de 2008. Sin embargo, aquella vez la manifestación estuvo conformada exclusivamente por asociaciones vecinales que reivindicaban los mismos derechos para todos los ciudadanos. “En esta ocasión hemos compartido la convocatoria con cerca de 200 organizaciones”, destacó el portavoz vecinal, en referencia a los sindicatos, movimientos feministas y estudiantiles, foros y plataformas y ONG, entre otras, que se han sumado. ¿Y ha cambiado algo en los últimos diez años? “Hemos salido de la crisis y eso se tiene que notar”, evidenció Muñoz, quien destacó que sus reclamaciones para coordinar mejor el transporte público o hacer más accesible la ciudad no cayeron en saco roto. “Es bueno que la ciudad esté viva y se manifieste democráticamente”, argumentó.

Reivindicaciones para todosMiembros de diferentes asociaciones y movimientos fueron congregándose minutos antes de las 12.00 en la Plaza Elíptica, desde donde partió el desfile de pancartas. “Esta es una iniciativa más a la que nos sumamos, complementaria a la de los lunes y las previstas a lo largo del mes de mayo”, explicó Carlos Ruiz, portavoz de la Plataforma de Pensionistas de Euskal Herria por los Derechos Sociales, quien indicó que no están satisfechos con la subida acordada por el gobierno central. “A nivel de pensionistas no tiene ningún efecto, las pensiones bajas se complementan con la RGI, así que a las que se incrementen con la subida del IPC se les retraerá el complemento”, reveló el portavoz de los pensionistas.

A unos metros, los vecinos de Basurto portaban una pancarta para reclamar el espacio de La Perrera, donde hace escasos meses se inauguró la comisaría del barrio, para la ciudadanía. “Necesitamos un centro cultural que complemente el centro de distrito”, aseveró Begoña G. Vivanco, presidenta de la Asociación de Vecinos de Basurto, quien solicitó “que paren de construir edificios”. Otra de las asociaciones vecinales que no faltó fue la de Uribitarte Anaitasuna. Su portavoz, Celina Pereda, pidió “la defensa de los cascos históricos frente a la turistificación y la gentrificación”, ya que la “gente que vive en Abando ha comprobado cómo a medida que se peatonalizaban las calles y aumentaba el ocio nocturno, ha disminuido la calidad de vida”.

Por su parte, Carmen Baúl y Asier Portillo, en representación del sindicato LAB, evidenciaron que dicho modelo de ciudad repercute en el pequeño comercio. “Estamos en contra de las aperturas los domingos, tiene que existir una conciliación de la vida laboral. El turismo puede seguir existiendo;pero el comercio es comercio, no es ocio”, alegaron.

Las reivindicaciones dieron para representar a toda la ciudadanía. Desde la Federación de Gentes del Mundo, Miguel Ángel Puentes, solicitó “una sociedad más hospitalaria”, en la que se tome conciencia de “los derechos de los refugiados a los que se debe abrir las puertas”. Asimismo, destacó “los derechos laborales de las mujeres que trabajan en el ámbito doméstico, muchas de las que están casi en estado de esclavitud”.

Marcha hasta el ayuntamientoLa marcha partió pasado el mediodía y de forma silenciosa, probablemente porque el hecho de que cada asociación tuviera su propia reivindicación complicaba encontrar un lema común. Sin embargo, cuando la cabecera alcanzó el Palacio foral, comenzaron a sucederse los cánticos. El más entonado fue “Otro Bilbao es posible”, aunque también se dejó paso a “Auzoak bizirik”. A medida que la comitiva avanzaba por la Gran Vía, gran número de curiosos grababa la protesta en la que participaron concejales de EH Bildu como Alba Fatuarte, Izaskun Guarrotxena y Bruno Zubizarreta y de Udalberri, como Carmen Muñoz y Amaia del Arenal, además de otros representantes institucionales. A la altura de los juzgados en la calle Buenos Aires, la manifestación se detuvo al grito de “No es abuso, es violación” para mostrar el rechazo de los participantes a la sentencia dictada por el caso de La Manada.

A medida que los asistentes fueron acercándose al ayuntamiento, el lema más sonado fue el de “Alcalde, escucha, los barrios en lucha”. Cuando todos los manifestantes llegaron a la escalinata de la casa consistorial, se leyó un comunicado, tanto en euskera como en castellano, para denunciar las consecuencias de la crisis en los sectores sociales. “Las mejoras que reclaman los ciudadanos en sus barrios se hacen esperar mientras aumentan la pobreza, la precariedad y la marginación, generando una falta de esperanza en el futuro”, expresaron. Ante esa situación, aseveraron que se debe “frenar el modelo de ciudad escaparate que no es sino pura propaganda”. Por ello, abogaron por “el diálogo, el entendimiento y el acuerdo entre la ciudadanía y las instituciones” -en referencia al Ayuntamiento, la Diputación, el Gobierno vasco y el estatal- para lograr entre todos una “sociedad cohesionada”.

Publicado en DEIA    2018/04/29

otxarkoagako argazkiak / fotos de otxarkoaga

 

Iniciativa del fotógrafo Dani de Pablos

Retratos para sacar pecho en Otxarkoaga

Dani De Pablos recibe más de 200 solicitudes para llevar a cabo el proyecto de fotografiar a vecinos de su barrio

 

El fotógrafo Dani de Pablos residió en Otxarkoaga, barrio con el que mantiene el vínculo, hasta poco antes de casarse. Foto: José Mari Martínez

El fotógrafo Dani de Pablos residió en Otxarkoaga, barrio con el que mantiene el vínculo, hasta poco antes de casarse.

Que un proyecto abandonado en un cajón, a la espera del momento propicio para ser desarrollado, encuentre estímulo en la desgracia es más habitual de lo que parece. Es lo que ha ocurrido con la iniciativa ideada por el fotógrafo Dani de Pablos, que hace tres años se propuso retratar a los vecinos Otxarkoaga para dar una imagen fiel de la diversidad de los residentes de este barrio bilbaino. El éxito de otra iniciativa reciente, el vídeo Soy de Otxarkoaga y estoy orgulloso, con el que se pretendía desestigmatizar la imagen del barrio, ha sido el empujón definitivo. De esa forma, el fotógrafo inmortalizará a más de 200 vecinos que han mostrado interés en colaborar el próximo día 22 de abril.

La avalancha de solicitudes recibidas por De Pablos en las redes sociales evidencia la buena acogida de la iniciativa. “Hace unos años creé una página en Facebook, Otxarkoaga, mi barrio, su gente,en la que se formó una comunidad de 500 personas. El objetivo era realizar una sesión de fotos con la gente del barrio. Pero la fecha se fue alargando… Hasta ahora”, explica el fotógrafo, sorprendido por toda la gente que se ha sumado. “Pensaba que podían acudir 50 personas, pero parece que habrá más de 200”, afirma De Pablos, quien reconoce que probablemente tenga que citar a algunos vecinos para otra jornada, ya que no quiere que nadie se quede sin su retrato.

¿Por qué ahora? De Pablos reconoce que el principal motivo es tratar de limpiar la imagen del barrio, que en los últimos meses se ha visto deteriorada por el trágico incidente -un matrimonio de octogenarios fue asesinado con la implicación de varios menores de edad- que conmocionó a los vecinos. A raíz de este suceso, se grabó el vídeo Soy de Otxarkoaga y estoy orgulloso, en el que más de 150 vecinos de la zona reivindicaban su lugar de residencia en contra de algunos titulares que buscaban denigrar al barrio obrero. En poco tiempo, el vídeo consiguió miles y miles de visitas, además de resonancia en los medios. “Por eso se me ocurrió que podíamos retomar la idea de realizar la sesión de fotos”, revela el fotógrafo, que además es amigo de Dani Ruiz, uno de los promotores del popular vídeo.

El único requisito para ser retratado es ser de Otxarkoaga, por lo que espera poder fotografiar a personas de todas las edades, géneros o razas. “No hay ningún denominador común entre la gente del barrio, hay de todo. Aunque es verdad que antes nos conocíamos todos. Ahora hay mucha más gente y han venido de todas partes”, señala De Pablos, a quien le han asegurado que habrá hijos que acompañen a sus padres. “Hay gente de más de 50 años que está en Facebook y se ha apuntado”, asevera el fotógrafo, que es consciente de que hay un segmento de la población que es ajena a las redes sociales. Por eso, en los días previos a la sesión, colgará carteles en algunos espacios estratégicos del barrio, como panaderías o bares, para que la iniciativa llegue a la gente de más edad.

La sesión se llevará a cabo en dependencias del colegio Ramón y Cajal, donde la asociación Tendel le ha cedido una de las aulas. “Voy a llevar un fondo de estudio blanco y mis flashes”, afirma el fotógrafo, que actualmente trabaja como autónomo y no es la primera vez que emprende una iniciativa de estas características. “Hace unos años me dediqué a fotografiar barbudos, es donde comenzó el gusanillo por el retrato”, relata. En esta ocasión, para llevar a cabo el proyecto, contará con la ayuda de David Ruiz.

Dani de Pablos es consciente de que el retrato no es un género fácil. “Quiero que las fotos sean en blanco y negro, que los retratados aparezcan con un semblante entre serio y triste”, expone como exigencia. Aunque ofrecerá una contraprestación a cambio: “También les haré una foto en la que estén sonrientes, o como ellos quieran: algunos querrán salir gritando, otros quizás haciendo una peineta”, bromea. En cualquier caso, el retratista indica que hará primeros planos y planos americanos, medio largo. “Después elegiré la que más me guste”, señala De Pablos.

“Gente normal y corriente”Lo que más atrae al fotógrafo del proyecto es que los vecinos que acudirán a la sesión no son modelos profesionales, “es gente normal y corriente”. Por eso, les ha pedido que no acudan “vestidos de domingo”, sino que vayan lo más “natural” posible. “Quiero retratarlos como son. Cada persona es diferente, así es como las veré y las retrataré”, afirma tras reconocer que “habrá gente que no se haya puesto nunca delante de una cámara o que le dé vergüenza”. Por eso, lo que más le interesa y motiva es tratar de sacar partido a los voluntarios y que, a pesar de ello, sean fácilmente reconocibles.

Uno de los retos más complicados para De Pablos será fotografiar a sus familiares y amigos, que se han sumado al proyecto sin pensarlo. De hecho, expone que intentará que incluso la abuela tenga su retrato. “Apenas tengo fotos de mis padres o de mi hermano, solo de bodas o celebraciones”, reconoce este fotógrafo que residió en Otxarkoaga, un barrio con el que mantiene el vínculo, hasta poco antes de casarse. ¿Y cómo se las arreglará para fotografiar a gente con la que tiene tanta confianza? “Intentaré no enfadarme con ellos y que ellos no se enfaden conmigo”, comenta, entre risas.

La finalidad de todo este proyecto personal no es otro que retratar a los vecinos tal y como son para posteriormente poder realizar una exposición en el centro cívico de Otxarkoaga. “Sé que es muy difícil, pero queremos intentar hacer un libro también”, expone como ambición. Y ya puestos a soñar, tampoco descarta que la exposición sea itinerante y pueda recorrer toda la ciudad, de un barrio con tanto carácter como Otxarkoaga al resto de Bilbao.

PUBLICADO en DEIA    2018/04/15

exposicion fotografica

Exposición en el Centro Civico.

Desde el día 16 hasta el 31 de marzo estará instalada una exposición fotográfica titulada:

1968-2018

AUZOKIDEOK ETA AURPEGIAK / PROTAGONISTAS Y ROSTROS

En ella podemos ver a los vecinos y vecinas del barrio en momentos especiales de nuestra historia.

expo-fot-2018-01

expo-fot-2018-05