bilbao: la ciudad que queremos (2)

Las asociaciones de vecinos de Bilbao exigen más participación

Pretenden que su opinión sea tenida en cuenta en la redacción del PGOU

Las asociaciones vecinales de Bilbao quieren tener una mayor participación en el diseño de la ciudad. Así lo han expresado en el documento que ha elaborado la Federación de AA.VV. bajo el título Bilbao: la ciudad que queremos. Según las asociaciones, este documento no pretende ser un informe alternativo al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), pero sí que sus aportaciones «sean tenidas en cuenta», a la hora de realizar la redacción definitiva del mismo en la capital vizcaina. Las asociaciones también demandan más coordinación del transporte y una mayor atención a los barrios.

«El modelo de desarrollo urbano que ha seguido Bilbao se resquebraja». Esta es, a juicio de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao, la «principal conclusión» del informe. «El modelo de desarrollo de una ciudad de servicios o ciudad escaparate, con grandes y suntuosas infraestructuras financiadas con las plusvalías de la recalificación de suelo público y la construcción y venta de viviendas, se acaba», dice el documento. Por eso creen que «hay que volver sobre la ciudad construida». «Hay que rehabilitar», dicen. De ahí que las asociaciones vecinales consideren que «esta es la oportunidad de los barrios para convertirse en lugares con unos equipamientos dignos y con mayor calidad de vida para los ciudadanos». «La ciudad se tiene que descentralizar», concluyen. Respecto a la movilidad, califican de «urgencias más evidentes» la coordinación entre todas las instituciones responsables de los medios de transporte público y la creación de una autoridad única de transporte.

PGOU En las conclusiones del informe se insiste en que el PGOU «debe ser un proyecto compartido». «Debe garantizar», dicen, «la participación ciudadana desde el inicio hasta su finalización». En este sentido, consideran que el actual consejo asesor de planeamiento municipal «no puede ni debe, por su limitada representatividad, asumir todas las funciones de participación ciudadana en estos procesos tan complejos como son los planes generales». La Federación insiste en que solo «quiere debatir sobre el futuro de la ciudad».

DEIA

bilbao, la ciudad que queremos

«El modelo de desarrollo urbano que ha seguido Bilbao se resquebraja y hay que cambiarlo». Esta es la principal conclusión que se desprende del informe ‘Bilbao, la ciudad que queremos’, que la Federación de Asociaciones de Vecinos de la villa debatirá -y aprobará- esta tarde en el marco de la quinta edición de su reunión anual. El documento será presentado a grupos políticos y colectivos sociales a lo largo de las próximas semanas para lograr «el compromiso» de que sea utilizado como base para la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la villa que podría iniciarse con la nueva legislatura.
«Crear suntuosas infraestructuras financiadas con plusvalías de la recalificación de suelo público y la construcción y venta de viviendas se acaba. Ya no queda suelo y los pisos no se venden», recalca un estudio que aboga por «volver a la ciudad construida y rehabilitarla». «Esta es la oportunidad de los barrios para convertirse en lugares con equipamientos dignos y con mayor calidad de vida», exigen las agrupaciones vecinales en un texto de 32 páginas.
Con la vista puesta en los comicios municipales, que se celebrarán el próximo 22 de mayo, el documento ofrece en su epílogo una ‘Carta ciudadana por una ciudad para las personas’ en la que los autores del documento llaman al intercambio de experiencias ya que «las elecciones no constituyen un cheque en blanco para hacer y deshacer a lo largo de una legislatura».
Decálogo
Con estas directrices, el texto ofrece un decálogo de prioridades entre las que subraya la apuesta por la participación ciudadana, la construcción «equilibrada» de servicios y equipamientos sociales por todos los barrios y el fomento del pequeño comercio y actuaciones sostenibles para el medio ambiente. El plan vecinal incide, además, en la necesidad de «lograr un transporte público coordinado y eficiente» y proteger el patrimonio histórico. No olvida tampoco el déficit de haurreskolas que presenta Bilbao ya que pide que la red educativa se amplíe. El pasado año, la federación de vecinos ya denunció que hasta 24 barrios de la villa carecen de guarderías.
EL CORREO

parte-hartze? / ¿participacion ?

El Consejo Cívico de Bilbao echa a andar

Iñaki Azkuna encomienda al ‘senado’ de la villa que aporte ideas para mejorar el futuro
EL CORREO

«Estamos aquí para hablar del futuro de Bilbao, para dialogar sobre cómo queremos que sea esta ciudad y qué podemos hacer para mejorarla». Estas fueron las primeras palabras que Iñaki Azkuna dirigió a los 74 miembros del Consejo Cívico de la villa en su sesión constitutiva, que se celebró en la tarde de ayer en La Alhóndiga. El nuevo órgano consultivo, como dijo el alcalde, reúne a una «representación cualificada y extensa de la capital vizcaína», a la que el regidor ha encomendado la misión de reflexionar sobre los retos, las amenazas y las oportunidades que se presentan en el horizonte.
El Consejo Cívico, al que muchos llaman ya el ‘senado’ de Bilbao, se reunirá un mínimo de dos veces al año. Aúna a personalidades del mundo de la política, la cultura o el asociacionismo. Están presentes, asimismo, representantes institucionales, delegados de empresas públicas, vecinos y otros agentes sociales. Un responsable de EL CORREO también participa, como miembro de «uno de los medios de comunicación más representativos de la villa».
Una de las primeras decisiones que se tomó ayer fue activar los mecanismos necesarios para que los encuentros resulten fructíferos, pese a su carácter ocasional. Para ello se acordó poner en marcha grupos específicos de trabajo dentro de la amplia nómina de notables que forman parte del foro. Estas pequeñas células trabajarán a fondo para presentar propuestas concretas y datos fiables sobre la realidad de la ciudad.
Ejes estratégicos de la ciudad
En este sentido, tiene especial importancia el observatorio que funcionará dentro del ‘senado’ y que analizará constantemente la situación de Bilbao y las necesidades, preocupaciones y demandas de sus vecinos. En su discurso de apertura, Azkuna reconoció que activar el Consejo Cívico era una obligación contenida en la Ley de Bases Locales. No obstante, manifestó que el Consistorio, que en un primer momento dejó fuera a los representantes vecinales, quiere que el foro aporte ideas y soluciones de futuro.
Para la segunda teniente de alcalde, Julia Madrazo, el órgano «tratará de generar ejes estratégicos consensuados para afrontar los grandes retos que puede tener la capital vizcaína en las próximas décadas, mientras que en la vía más cotidiana se podrá complementar con el Consejo Asesor de Planeamiento o con otros consejos sectoriales». Al término de su primera sesión, los integrantes del grupo posaron sonrientes para una fotografía de familia. La primera del ‘senado’ de Bilbao.

HIRITARROK

Nuevo proyecto del movimiento vecinal

Los vecinos de Bilbao amplían fronteras

La Federación comparte hoy experiencias con las asociaciones de Barcelona, Salamanca y Madrid

19 de Febrero de 2010 

DEIA 

prentsan

 

Los representantes de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao.

 

 

Bilbao. La Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao no para de moverse. Con tan sólo cinco meses de vida -se registró formalmente en septiembre de 2009-, no cesa de abrir frentes de trabajo para mejorar las calidad de vida de los bilbainos y acercarles iniciativas beneficiosas desde diversos puntos de la geografía. Por este motivo, Javier Muñoz, presidente de la federación, en representación de 20 asociaciones de la villa, se reunirá mañana a primera hora con sus homólogos de Barcelona, Salamanca y Madrid en la sede de ésta última. El objetivo es poner en común la postura de cada una sobre cuatro proyectos que posiblemente avalarán conjuntamente en un futuro. La cita servirá también para intercambiar experiencias entre la recién creada federación bilbaina y las otras organizaciones, que cuentan con una larga trayectoria. «Poseen un gran peso e historia y podemos aprender mucho de ellas», explicó a DEIA Javier Muñoz.

En la cita intercambiarán experiencias. Muñoz está interesado concretamente en conocer a través de la federación de Barcelona su vivencia en la puesta en marcha del billete y la autoridad única en el transporte público. «Es conveniente conocer cómo se hizo allí, qué instituciones participaron y que obstáculos encontraron», comenta.

Igualmente, los catalanes presentarán dos proyectos. Mediante charlas-coloquio hablarán sobre la convivencia vecinal en los barrios, y las relaciones infantiles en los colegios públicos. «Las conferencias explicarán cómo animar la convivencia, cómo llevarla adelante y cómo evitar conflictos», señaló el presidente de la federación bilbaina.

Por otro lado, la federación salmantina se centrará en la permanencia de la línea férrea que une Bilbao y Barcelona con Salamanca y que de Renfe propuso eliminar. «Si se elimina esta línea, la ciudad perdería el contacto con el norte. Muchos estudiantes, tanto bilbainos como salmantinos utilizan estos trenes, por lo que es imprescindible que nos solidaricemos con ellos», explicó Muñoz.

Finalmente, la organización de Madrid dará a conocer sus informes sobre contaminación electromagnética. Entre sus planes está suprimir la señal wifi de las escuelas, por ser perjudicial, y sustituirla por el cableado convencional. Existe una estrecha relación entre Madrid y la Asociación de Otxarkoaga -integrada en la federación-, que está muy sensibilizada con esta problemática. Los vecinos de Madrid están también concienciados con ello, por este motivo, se establece un intercambio permanente de información y experiencias entre ambas.

Cita a cuatro bandas El motivo por el que sólo acudirán a la cita cuatro federaciones se debe a que éste el número mínimo para que sus proyectos consigan el respaldo de las instituciones estatales. Así, podrán acogerse a subvenciones para poner en marcha las iniciativas presentadas. «Deben reunirse, como mínimo, cuatro federaciones de comunidades distintas, pero podrían reunirse más. Todas tienen que avalar los proyectos para que después sean aceptados por la organización estatal pertinente, pero este aval no implica que, de momento, los proyectos se lleven a cabo en Bilbao», aseguró Muñoz. Aún queda por aclarar si el hecho de realizar estos avales representan una garantía de que se podrán realizar estas iniciativas sin coste económico alguno en cualquiera de las ciudades participantes en la convocatoria. A ésta, podía haber acudido cualquier otra federación en lugar de la bilbaina.

Las agrupaciones de Madrid, Barcelona y Salamanca forman parte de la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV), que engloba un total de 87 federaciones vecinales de comunidades como Asturias, Valencia, Cantabria, Extremadura, entre otras. «Cualquiera de éstas podía haber sido invitada a la reunión. Es un honor que se hayan acordado de nosotros a pesar de que somos la última federación constituida», confiesa.

E plana / plan E

Como sabéis, el año pasado, y este año se repetirá, hay unos fondos del Gobierno Central para que los ayuntamientos  realicen obras e inversiones, sin que se frenen estas por las restricciones de la crisis económica.

La condición es que comiencen y acaben en el mismo año.

A continuación os presentamos las obras demandadas por las Asociaciones Vecinales de Bilbao.

Esta es la propuesta de la Asociación de BASURTO

dibujo01

Después tenemos la propuesta de URIBARRI , de la Asociación Gure Etxea.

dibujo02

A continuación la propuesta de los vecinos y vecinas del CANAL:

dibujo03dibujo04

klima aldaketa / cambio climatico

Bilbo y Baiona son escenario de marchas por la «justicia climática»

Las calles de Bilbo y Baiona fueron escenario ayer de manifestaciones convocadas por decenas de colectivos sociales, políticos y sindicales «en favor de la justicia climática, el medio ambiente, la calidad de vida y el desarrollo sostenible». Las marchas, que se repitieron en otros puntos del planeta, se organizaron con motivo de la celebración de la cumbre de la ONU en Copenhague sobre el cambio climático, conscientes de que es posible variar la actual situación.

 

GARA

La última de las movilizaciones celebradas ayer en Euskal Herria se desarrolló en Bilbo, donde centenares de personas recorrieron una Gran Vía iluminada por luces navideñas reivindicando un acuerdo en Copenhague que establezca compromisos «jurídicamente vinculantes y eficaces», y que marquen la hoja de ruta en la lucha contra el cambio climático.

Al margen del lema general de la convocatoria -«Entzun: Aldakateri ez! Repetimos: ¡No al cambio climático!-, muchos de los colectivos que participaron en la marcha llevaron sus reivindicaciones sectoriales. Así, tras la pancarta principal y la presencia de Olentzero, que con burro y todo se acercó a manifestarse por el centro del Botxo, se pudieron ver pancartas exigiendo el cierre definitivo de Garoña, otras contra las diferentes plantas térmicas que hay en Bizkaia, el Tren de Alta Velocidad o los polémicos hornos de coque que construye Petronor en su refinería de Muskiz.

Cadena humana en Baiona

En Baiona, una cadena humana con 400 participantes entre los ríos Errobi y Aturri se unió a las movilizaciones convocadas ayer. Varias asociaciones, colectivos y sindicatos hicieron el llamamiento inicial, pero durante la semana también se unieron varios partidos políticos. Abertzaleen Batasuna, PS, Batasuna, Los Verdes y el Nuevo Partido Anticapitalista llamaron también a luchar contra el cambio climático.

El lugar elegido para el acto estaba lleno de simbolismo, ya que los organizadores dieron cita a la sociedad en el puente Mayou que sufrió graves daños el pasado invierno debido a la crecida del río Errobi. Los agentes sociales que hicieron el llamamiento inicial son Amis de la Terre, ATTAC, ASPAL-Pays Basque, Bizi!, CADE, LAB, Lutter ensemble-Oldartu, Organbidexka Col Libre, Solidaires, Surfrider Foundation y Survie.

La cumbre de Copenhague ha movilizado a la sociedad de Ipar Euskal Herria. Ya antes de que comenzara la cumbre, el grupo altermundialista Bizi! organizó varios actos reivindicativos en la capital labortana y también ha enviado a una veintena de personas para que participen en las movilizaciones de la capital danesa.

La asociación altermundialista pidió a los ciudadanos de Baiona que volviesen a colgar los carteles verdes que llaman a la movilización. Una de los actos organizados por el grupo Bizi! el pasado sábado ha dado que hablar durante toda la semana. La organización ecologista repartió carteles en los que ponía «Planete en danger. Mobiliza gaitezen» para que los ciudadanos de Baiona lo colgasen en sus ventanas.

Sin embargo, el alcalde Grenet ordenó el lunes a los trabajadores del Ayuntamiento que retirasen los carteles de las ventanas de las casas ayudados de un camión-grua. Tanto la lista Bayonne Ensemble como Bizi! denunciaron estos hechos y este último incluso declaró la intención de denunciarlo ante la justicia. Según las últimas declaraciones que se han hecho desde el Consistorio, a la vuelta de Copenhague se celebrará una reunión con el grupo ecologista.

Urbanismo salvaje

Los ecologistas vascos reivindican un cambio en el modelo social y urbanístico para evitar desplazamientos innecesarios en coche particular y reducir las necesidades de movilidad entre las diferentes localidades.

Destrucción

En la marcha de la capital vizcaina fueron constantes las consignas en las que se reivindicaba la paralización y cierre de los proyectos y plantas que perjudican al maltrecho medio natural.

Solicitan el cierre de la térmica de Pasaia

Cientos de personas participaron ayer a la tarde en una manifestación que partió desde la Alameda de Errenteria y llegó a Pasaia para exigir el cierre de la central térmica de Iberdrola por ser «obsoleta, contaminante e innecesaria». La marcha, convocada por los grupos ecologistas Eguzki y Termikarik Ez, fue secundada por representantes de la izquierda abertzale como la alcaldesa de Pasaia, Maider Ziganda, y ediles de Lezo, miembros de Ezker Batua y contó también con el apoyo de Aralar, Zutik, los sindicatos LAB y ESK, así como de otras organizaciones y asociaciones de vecinos de Oarsoaldea.

Los manifestantes, que portaban una pancarta con el lema «CO2 Stop. Termikarik ez», corearon durante el recorrido lemas en contra de esta instalación y en defensa de la salud. La protesta concluyó frente a la central, donde el representante de Eguzki Juan Mari Beldarrain explicó que esta convocatoria se había hecho ayer, con motivo del Día Mundial contra el Cambio Climático, para exigir el cierre de esta industria en la que Iberdrola quema carbón para producir electricidad, que es «la que más CO2 emite en Gipuzkoa» y contribuye al cambio climático.

El grupo ecologista vasco recordó además que la central térmica de Pasaia genera «derivados altamente tóxicos de nitrógeno y azufre», por lo que se opone a su traslado al futuro puerto exterior de Pasaia, ya que destruiría así el litoral de Jaizkibel y los fondos marinos de este lugar de la Red Natura 2000. GARA

Limites superados

Los organismos ecologistas denuncian que Kyoto estableció que la CAV no debía superar el 15% de emisiones de CO2, pero en 2008 ya se había alcanzado un incremento del 39%. Aseguran que Lakua sólo se mueve en el terreno teórico.

El Blog de López

El lehendakari, Patxi López, escribió ayer un artículo sobre la cumbre de Copenhague en su blog, en el que pide a la ciudadanía de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa un esfuerzo para tener hábitos y patrones de consumo sostenibles, como reciclar y ahorrar energía.

Cerca de 400 detenidos en las movilizaciones en Copenhague

Varios centenares de manifestantes fueron detenidos ayer en Copenhague, según fuentes de la Policía, durante una protesta que congregó entre 100.000 y 30.000 personas -dependiendo de quien valorase la importancia de la convocatoria, organizadores o la Policía-. Fue en las inmediaciones del Bella Center de la capital danesa, el centro de congresos que estos días aparece rodeado de extraordinarias medidas de seguridad, puesto que allí se celebra la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que reúne a líderes mundiales de 200 estados.

La Policía danesa, que habían anticipado la asistencia de 60.000 participantes en la marcha, detuvo a entre 300 y 400 personas. Miles de policías se habían situado a lo largo de los seis kilómetros que debía recorrer la marcha desde la Plaza de Christiansborg al palacio de congresos Bella Center, en la que se emplearon varias horas.

Las pancartas de los manifestantes mostraban consignas que urgían a los líderes mundiales a a resolver las enormes diferencias que impiden llegar a un acuerdo global, consenso al que se pretende llegar a final de la convención, que terminará el 18 de diciembre.

En la multitudinaria marcha de Copenhague no sólo participaron activistas climáticos, sino que a ella también asistieron grupos sociales y políticos diversos. Las consignas políticas de la marcha también fueron variopintas. Un cántico en inglés y árabe llamaba a derrocar a la República Islámica Iraní; otros aprovechaban para pedir la independencia del Tíbet, mientras que algunos promovían la dieta vegetariana. En otras pancartas se podía leer «Bla, bla, bla»; «¡Actuad ya!» o «La naturaleza no se compromete».

Al poco de iniciar la marcha, el responsable de Greenpeace Kumi Naidoo declaró que «millones de personas ya están perdiendo sus hogares por la subida del nivel del mar. No podemos desaprovechar esta oportunidad para evitar el cambio climático fuera de control. A los más de ciento veinte jefes de Estado que llegarán la próxima semana a Copenhague les decimos: es el momento de unirse y cambiar el futuro».GARA