pitxis

Tenemos noticias de nuevo. Parece mentira que en todos estos años no se haya abordado el tema por parte de las instituciones…

PUBLICADO en ELCORREO 2016/04/12

«Les da igual todo, roban a la puerta de su casa», dicen vecinos de Ollerías

«Les da igual todo, roban a la puerta de su casa», dicen vecinos de Ollerías

«Les da igual todo, roban a la puerta de su casa», dicen vecinos de Ollerías
Un vídeo que se ha hecho viral recoge el momento en que tres de ellos van a entrar en una casa
  • Residentes en esta zona de Santutxu se confiesan «hartos» de los problemas de convivencia y delincuencia provocados por un clan


A parte de la familia se les conoce como ‘los Pichis’. Forman un clan afincado entre Ollerías Bajas y Otxarkoaga. Viven en una lonja habilitada como vivienda y en dos pisos, y sus vecinos se quejan de problemas de convivencia, salubridad y delincuencia. «Han robado en todos los primeros, en algunos hasta tres veces», denuncian voces que prefieren mantenerse en el anonimato por miedo a represalias. En el último mes, sus convecinos han tenido que llamar tres veces a los Bomberos porque «ahora a uno de ellos le ha dado por quemar cable y papeles en casa».

«Ya les da igual todo, roban a la puerta de su casa», justifican en referencia a un vídeo grabado por un vecino y publicado la semana pasada en las redes sociales que se ha convertido en viral. «¿Qué creéis, que por ese vídeo van a hacer algo? Ojalá». En las imágenes se observa a tres miembros de la familia, dos menores, a los que se reconoce perfectamente, cuando se disponen aparentemente a entrar en una vivienda situada en las proximidades, concretamente en la calle Ortutxeta. El adulto se pone unos guantes con la supuesta intención de forzar la cerradura. Su especialidad, sin embargo, es el robo por escalo. «Trepan por las paredes, por los canalones y entran por las ventanas», explican en la calle Ollerías.

La solución no es fácil. En cuanto a las quejas en la comunidad, Surbisa se declara incapaz de expulsar a unos propietarios de sus viviendas. Policialmente, la Ertzaintza ha imputado a varios menores por robos y les ha puesto a disposición de la Fiscalía, pero al cabo de un tiempo vuelven a las andadas.

El cuaderno rojo de Aburto

Desde comienzos de año, la Policía Municipal de Bilbao ha colocado un punto de vigilancia fijo en la zona, que lejos de solucionar el problema, lo ha trasladado a otros puntos. El portavoz del Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE), Gorka Monedero, duda de la eficacia de esta medida porque «no actúan aquí» y «son ellos los que controlan a la Policía y no al revés». A comienzos de febrero, las ruedas de un coche patrulla apostado en la zona aparecieron pinchadas después de que, por orden de un superior, los agentes tuvieran que acudir a pie a patrullar la zona de Atxuri.

«He nacido en el barrio y en la vida he visto lo que veo ahora, se me caen las lágrimas», declara impotente una de las residentes. «Roban, destrozan… denuncias hay a montones, hemos tenido reuniones con políticos, jefes policiales y dicen que van a hacer, pero no hacen nada», protesta.

Viven en una lonja y en varios pisos de Ollerías Bajas.
Viven en una lonja y en varios pisos de Ollerías Bajas

Los conflictos se han agudizado en los últimos ocho años. «Los pequeños están alentados por sus padres, les instruyen. Esto, si no se para ahora, no lo vamos a poder parar nunca». Denuncian también que algunos menores en edad escolar no van al colegio. Algunos vecinos no ocultan su «miedo». Evitan bajar la basura por la noche, no sacan a los niños al parque. No se enfrentan porque los pocos que lo hacen están «sentenciados, te amenazan, te chulean…», por lo que terminan resignándose «a callar».

«Las instituciones no hacen nada», protestan. «Al señor Aburto que vino en campaña con su cuaderno rojo no le hemos vuelto a ver», señalan en referencia a las quejas vecinales que el actual alcalde fue recogiendo por los barrios y que se comprometió a estudiar si llegaba a la Casa Consistorial.

El barrio está plagado de carteles de ‘Se vende’ y muchos admiten que si pudieran habrían puesto tierra de por medio. «No tengo posibilidades, de lo contrario me habría ido porque esto no hay quien lo aguante». «Aquí hay veces que la Policía ni aparece, los sábados y los domingos, por ejemplo. Será que tienen otros servicios».

sukabi