bilboko udala

publicado en GARA  2013-07-12

 El Consistorio pagará un 35% más por beneficiar a Iberdrola en la torre

El convenio suscrito en 2005 por el Consistorio, Iberdrola y Bilbao Ría 2000 para que la multinacional construyera la torre de Abandoibarra pone cada vez más en cuestión la gestión del Gobierno Azkuna. Del análisis de la propuesta de liquidación de la operación, que obliga al Ayuntamiento a abonar en breve 12,58 millones de euros, se desprende que se pagará un precio 35% más caro por la recompra de las unidades de aprovechamiento por beneficiar a la eléctrica.

p012_f01_199x160.jpg

Agustín GOIKOETXEA |

En un pleno extraordinario convocado para el martes, el Gobierno Azkuna propondrá la aprobación de un crédito adicional para poder abonar a Bilbao Ría 2000 la indemnización por la pérdida generada por la actualización, «a precios de mercado», del valor de las unidades de aprovechamiento urbanístico transferidas a la sociedad interinstitucional en virtud del convenio para edificar la Torre Iberdrola. Se trata de algo más de 12,58 millones de euros que saldrán del remanente de tesorería del Consistorio bilbaino de 2011 y 2012, y de cuyo soporte legal hay muchas dudas tomando como base la literalidad del acuerdo a tres de 2005.

En una comisión previa, el 26 de junio, el concejal de Urbanismo, Ibon Areso, y el director del Gabinete de Alcaldía, Andoni Aldekoa, explicaron detalles de cómo van a liquidar con Ría 2000 los 20,19 millones que aún le adeudan, según sus cálculos. Esa cantidad, por cierto, es precisamente la que se rebajó a la eléctrica del precio del solar donde se alza su sede.

Esos 20,19 millones se corresponderían con el valor que atribuyen a las unidades de aprovechamiento (UA) más una supuesta indemnización por la devaluación sufrida. Ateniéndose a la literalidad del convenio de 2005, el Ayuntamiento se comprometió a recomprar cada UA a un precio de 2.305 euros, que con la actualización del IPC de los últimos ocho años las situaría en un valor de 2.855,89 euros. Así, la cantidad final sería de 14,9 millones y no de 20,1.

De las 9.000 UA transferidas, Bilbao Ría 2000 ha vendido una parte por 1.457,76 euros la unidad, que se corresponde con las adquiridas por Anida -la inmobiliaria del BBVA- en el marco de la operación del RAG. Ese sería su precio real en el mercado. Esa promotora desembolsó en junio 3,91 millones de euros en aprovechamientos urbanísticos, a los que hay que sumar los 1,59 millones que adquirió con el 15% de aprovechamiento que le correspondía por ley de esa misma céntrica promoción, junto a la Alhóndiga.

La indemnización por la devaluación es de 12,58 millones de euros, que es lo que se pretende abonar este verano una vez que el Pleno municipal autorice el martes un crédito adicional por ese valor. De la propuesta del Gobierno Azkuna se desprende que se pagará por esas unidades 3.869 euros; es decir, muy lejos de los 2.855,89 estipulados en la literalidad del acuerdo inicial y mucho más de los 1.457,76 que se han abonado por la promoción del RAG en virtud del estado del mercado inmobiliario.

Compensación discutible

El Ayuntamiento gastará 12,58 millones de euros de su remanente de tesorería para pagar un 35% más caro de lo que se comprometió hace ocho años y un 165% más de lo que hace un mes desembolso él y Anida por los 5,5 millones ya amortizados de una operación ruinosa para las arcas municipales y que pone en solfa la excelencia de la gestión jeltzale. Resulta curiosa la interpretación que efectúan desde el equipo de gobierno, ya que en ningún apartado del acuerdo se contempla ningún tipo de compensación, especialmente cuando en 2005 la burbuja inmobiliaria estaba en su apogeo.

De esa lectura del convenio se deriva que el Consistorio tan solo tendría que abonar 14,9 millones de euros por las 5.218 UA que posee Bilbao Ría 2000 de las 9.000 iniciales, a un precio de 2.855,89 euros la unidad de aprovechamiento. Lo cierto es que el valor de mercado no es ese, sino 1.457,76 euros (lo que ha pagado él en junio), por lo que la recompra supondría para las arcas municipales 7,6 millones, además de un IVA de 1,5 millones. De un análisis u otro se concluye que el Gobierno Azkuna pagará 10,9 millones de más por su defensa a ultranza del acuerdo favorable a los intereses de la compañía de José Ignacio Sánchez Galán.

La razón por la que al Consistorio le sale una factura de 20,19 millones, es porque estaría garantizando un precio de 2.855 euros por UA, incluso en aquellas que él y Anida adquirieron por un precio inferior, el de mercado. Ese compromiso de garantía de valor que defiende con su propuesta de liquidación no se deduce de la lectura del convenio, donde sí se decía que prometía recomprar el conjunto de las UA a un valor de 20.745.000 euros, sumándole la actualización del IPC, transcurridos diez años.

Otra duda lógica que se presenta, es por qué no se utilizan esos 12,58 millones para adquirir aprovechamiento en vez de aplicarlo a una indemnización muy discutible para algunos conocedores de la gestión urbanística. Sin duda, la respuesta habría que encontrarla en los entresijos de la negociación de Ría 2000, partiendo de que con ese dinero la sociedad interinstitucional tratará de aminorar una deuda que al cierre del segundo trimestre era de 189,97 millones de euros, 28,5 avalados por el Ayuntamiento.

Tampoco tiene sentido que el Consistorio haya adquirido hace un mes unidades de aprovechamiento a 1.457,76 euros y renuncie sorpresivamente a seguir adquiriéndolas a un precio tan ventajoso para sus intereses y opte por desembolsar 12.58 millones en indemnizaciones.

El interventor reconoce una deuda municipal de 50,5 millones

En un informe del interventor que avala la concesión de dos créditos adicionales por valor de 19,43 millones de euros para la cancelación parcial de las deudas con Bilbao Ría 2000 y con Iparlat, que serán financiados con cargo al remanente de tesorería para gastos generales, se desvela que el Ayuntamiento tiene una deuda de 50,5 millones, que denomina «capital vivo». Lo curioso es que el Gobierno Azkuna ha negado hasta la fecha lo que reconoce el interventor.

Esa cantidad resulta del riesgo derivado de las operaciones de crédito concertadas por Bilbao Ría 2000 y avaladas por el Consistorio en 28,5 millones junto con 22 millones de otros préstamos previstos para el periodo 2013-2015. Con ello, según el interventor, la institución disponía al cierre del pasado ejercicio de una capacidad de financiación de 32 millones, superior al dinero que ahora necesita. Asimismo, la modificación de la norma foral permite la operación.

Otro de los asuntos que levantará ampollas, sin duda, son los 6,8 millones de euros que se deben abonar a Iparlat SA como parte del justiprecio por la expropiación de un terreno en Basurto destinado al sistema general de comunicaciones e infraestructura. Todo parte de la batalla emprendida por el Ayuntamiento y la central lechera en los tribunales respecto al precio que se debía abonar por una expropiación forzosa. Después de varias sentencias favorables parcialmente a una u otra parte, y cuando la última resolución ha sido recurrido en el Supremo, Consistorio e Iparlat parecen haber logrado un acuerdo extrajudicial y de ahí el pago de 6,8 millones. A.G.

hirigintza / urbanismo

EL PLAN GENERAL DE ORDENACION URBANA DEL BILBAO Y LA PARTICIPACION CIUDADANA

 

Ha dado comienzo el proceso de revisión del PGOU de Bilbao, con muchos años de retraso, pero algunas novedades. Si bien en contenidos puede decirse que se alumbra un plan muy continuista, falta de autocritica de lo realizado en los últimos 17 años,… la novedad esta en la obligatoriedad legal de hacer un proceso de Participación Ciudadana.

Teniendo en cuenta que el Plan General es una de las herramientas rectoras del urbanismo en Bilbao, o dicho de otro modo, es el instrumento legal de hacer ciudad, los procesos participativos de la ciudadanía deben de tener un importante peso para decidir como lo hacemos a gusto de la inmensa mayoría de las personas residentes. Esperamos lograr calidad de vida, buena gestión de los recursos, instrumentos de reactivación económica,… y un buen nivel de satisfacción de la ciudadanía, por ello, es preciso que los debates tengan un carácter de representatividad, y un importante grado de vinculación con las decisiones que tomen las instituciones implicadas.

Para no crear falsas expectativas ni frustraciones en estos procesos participativos, dejemos claro, al menos por parte de los organismos ciudadanos cuales son nuestras responsabilidades:

     

  • Poner por delante una gran dosis de voluntariedad, la Asociaciones Vecinales buscamos una mejor calidad de vida de nuestros barrios, no pedimos compensaciones personales.
  •  

     

  • Capacidad de análisis, de detectar los problemas y las prioridades, esto nos lo da el contacto diario con la calle día a día, el escuchar a la gente.
  •  

     

  • Capacidad de elaboración de propuestas, poner al descubierto los déficit, urbanos, de equipamientos, zonas verdes, transporte, accesibilidad, la rehabilitación de vivienda, la autoridad única del transporte, el equilibrio entre barrios,…
  •  

     

  • Capacidad de transmitir a la ciudadanía el interés social de las propuestas, lo que hacemos no es para autosatisfacción, el apoyo de la calle será necesario y para ello tenemos que conectar. No despreciar ninguna propuesta que venga de la ciudadanía.
  •  

     

  • Capacidad de influir en las instituciones, participación en todos los foros de debate donde se esté poniendo en juego el modo de hacer ciudad.
  •  

     

  • Capacidad de presionar, si fuese necesario, desarrollar líneas de plante, conseguir el mayor apoyo social a los proyectos asociativos, mover la calle para conseguir el reconocimiento.
  •  

Puede que se me queden cosas por considerar, pero esta debe de serla materia prima de nuestras aportaciones para conseguir un buen resultado. Al final tendremos que hacer balance de lo propuesto y de lo conseguido, pero no antes de poner todo por nuestra parte.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao dispone de criterio, análisis, propuestas del Bilbao que queremos, también desde esta tribuna estamos en disposición de aportar, esperamos las consultas de la Asociaciones Federadas, ayudaremos para que todos los barrios se vean reflejados en el gran espejo de la ciudad.

Bilbao noviembre de 2012,

Carlos Ruiz Vicepresidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao

 

 

la esperanza en Bilbao

 La esperanza en Bilbao

 

Al igual que el poeta Vicente Aleixandre sostenía en uno de sus versos sobre su metrópoli natal “Un soplo de eternidad pudo destruirte ciudad prodigiosa…” este puede llegar a ser sostenido como un principio premonitorio dado que al Bilbao del futuro, no sabemos si urbanísticamente le acontecerá un análogo destino. A riesgo de poder parecer un agorero, simplemente les invito a que reflexionen en torno a unas cuantas cuestiones, porque considero que no hay nada más fructífero para el intelecto humano que suscitar la duda o “skepsis”, aquella, que según el filósofo José Ortega y Gasset, es la condición del conocimiento científico. 

 

Es algo curioso, porque en los años 70, ya hubo quienes, como el arquitecto municipal Ramón Losada, basado en su experiencia y que expresó en su tesis doctoral sobre el urbanismo de Bilbao de aquellos años, llegó a sostener una idea que hoy esta de plena actualidad, dado que planteó si no sería más lógico que durante las siguientes décadas Bilbao dejara de extenderse, y que se les permitiera a otros núcleos urbanos ya consolidados la posibilidad de crecer. Detrás de esta decisión no se trataba sino de darles a los bilbaínos una ciudad con calidad y dejar de lado aquellos perniciosos anhelos económicos sobre la urbe, basados en la estupidez y en la soberbia de muchos políticos de avalar el crecimiento por el crecimiento que había llevado durante el Desarrollismo a Bilbao a ser tachada de ciudad caótica. Baste recordar la situación del casco histórico, que estuvo en peligro de desaparecer, la anárquica situación de los barrios periféricos, pero también las optimistas posibilidades que se originaron ante las propuestas de la exposición, en la Feria de Muestras, sobre Roma Interrotta, cuando se sostuvo por algunos de los arquitectos más brillantes del momento, que había que recuperar el casco histórico y que la ciudad dejara de crecer a través de las ciudades satélites, de los polígonos y de los rascacielos, que habían supuesto un auténtico desastre urbanístico, sobre todo, por la extraordinaria especulación suscitada.

 

Hoy, año 2012, aquellas ideas, al parecer, cayeron en saco roto. Porque una de las muchas incertidumbres que surgen en estos momentos, es, ¿qué les espera en los próximos años a los bilbaínos?: con ejemplos como el del proyecto de Zorrozaurre, con la anunciada construcción de miles de viviendas (unas 5.473 viviendas), empresas, parques tecnológicos y demás negocios (sobre unos 201.360 m2), con una población que se incrementará como mínimo entre 15.000 a 25.000 personas, solo en esa zona, todo ello da que pensar. Tengamos en cuenta, que quienes accedan a esas viviendas, tendrán un coche o dos por familia, y que las empresas allí ubicadas suscitarán un mayor movimiento de vehículos industriales o de transporte de mercancías… ¿con qué tipo de propuestas contarán si hoy día ya hay graves problemas de movilidad en Bilbao y no digamos en esa zona? la duda inmediata que surge es ¿qué pasará entonces?, ¿acaso la solución será la de complicar más la vida a los ciudadanos de a pie, al suscitar una mayor contaminación ambiental, aglomeración y densidad?.

 

A esta gran obra hay que añadir las nuevas viviendas de Garellano y las de Olaveaga (unas 2.000 viviendas). Más gente, significa inevitablemente más problemas. Vuelven los viejos proyectos como el canal de Deusto, los aparcamientos en las afueras de la trama urbana para, supuestamente, impulsar el transporte público, más rascacielos…, pero, ¿es esta la solución, volver a arcaicas y fallidas formulas propias de la edad provecta, cuando las ideas sobre la ciudad del futuro van por otro lado? Tal vez se deba a que la memoria en el ser humano es demasiado frágil. Porque al parecer vuelven las ideas sustentadas para conformar aquella ciudad que supuso un autentico disparate del que se ha levantado Bilbao no hace mucho tiempo. Pero a pesar de ello hay quienes se empeñan en volver a una mayor opulencia, en sostener un mayor número de elementos dentro del tejido urbano, que no va a suponer sino caer en los gravísimos problemas de antaño. ¿No se darán cuenta que cuanto más se construye y se extiende el botxo -limitado como lo está-, es pan para hoy y hambre para mañana? El problema, simplemente se lo están trasladando a los bilbaínos del futuro. Conflicto que es extensible a la mayoría de ciudades del mundo bajo este tipo de sociedades y sistemas. No sería más lógico proporcionarles a los ciudadanos, menos cemento estéril e hirsuto y más calidad de vida.

 

Hace años ya sustenté en un artículo la idea sobre la extraordinaria oportunidad perdida en Abandoibarra, junto al Guggenheim, la biblioteca de Deusto y el palacio Euskalduna. Los que respaldaron la política sobre Abandoibarra, sostendrán que era absolutamente necesario recalificar aquel suelo, vender lo que era público a la iniciativa privada, y obtener cuantiosos beneficios para poder llevar a cabo la rehabilitación de lo que antes había sido una zona extremadamente degradada. No hubiera sido una propuesta más inexhausta, que si tuvieron la temeridad de que se invirtieran más de 40.000 millones en el Guggenheim, en una apuesta de futuro en la que casi nadie creía, sin saber si tendría o no éxito, ¿por qué no plantear con muchísima menos inversión económica algo mucho más potente culturalmente que además hubiese sido un éxito seguro? Fue la gran oportunidad perdida de haber construido sobre ese suelo el gran centro de las Artes Escénicas (proyecto trascendental para Bilbao pero defenestrado políticamente, porque ninguno apostó ni peleó por ello), que hubiera servido para lanzar no solo a los artistas vascos sino a Bilbao como la gran ciudad de la cultura a nivel mundial. Llegué incluso a sostener traer la facultad de Bellas Artes de Leioa a un edificio colindante, de esta forma se unirían todas las artes, erigiendo una especie de Bauhaus en Abandoibarra y que como proyecto de futuro hubiese sido muy rentable, tanto cultural como económicamente.

 

En vez de eso, se ha dado prioridad a otro modo de entender la ciudad, -las enabling settlement strategies-, que siguen vigentes. Por otra parte, todo el mundo emplea hoy usualmente un termino del todo desacertado al referirse a Bilbao como ciudad cultural –ahora comprendo al urbanista Michael Sorkin cuando sostenía que la cultura se esta Disney-ficando-, pero mi duda es, ¿porque se le califica así, si hay más oficinas, viviendas de lujo …que edificios que tengan que ver con la cultura?. Es más, ni tan siquiera cumple con la premisa de un concepto más trivial de cultura, tal y como la definía el filósofo e historiador Werner Wilhelm Jaeger, como la totalidad de todas las manifestaciones y formas de vida que caracterizan a un pueblo. Contrariamente a esto se suscitó otro tipo de cultura, como ha sido la de la especulación sobre lo que fue un terreno público, llegando a hacer de ese suelo el m2 más caro del Estado, con edificios exclusivos, privatizando ese suelo que una vez fue patrimonio de los ciudadanos. Hoy, en cambio, es propiedad de unos pocos.

 

Parece ser que fueron premonitorias para Bilbao las palabras de Francois Mitterrand a principios de los años 80 “une civilisation est évalué par le réussir de s´architecture” pero al igual que Paris se intentaba contextualizar mundialmente, -gracias a la arquitectura y a los grandes arquitectos-, aquí en Bilbao, para llevar a cabo el mismo anhelo, no todo han sido aciertos. Porque hoy Bilbao es igual a cualquier otra ciudad del mundo, como en su senectud lo fue con su estética fabril e industrial. Pero ante este nuevo Bilbao que surge, ¿cual es la esperanza?, tal vez, permítanme mi derecho al pesimismo, la que ya sostuvo en otro contexto el poeta Gabriel Aresti “…Bilbaon, esperanza oso mehar, ilun, eta laburra da”.

 

Luis Bilbao Larrondo (Doctor en Historia)

otxarkoagako botika / farmacia de otxarkoaga

La farmacia de vanguardia se esta convirtiendo en un rascacielos.

botika berria / foto afopres

botika berria / foto afopres

Los vecinos y vecinas comentan lo grande y alto del edificio construido, que supera en plantas, volumen y altura al caserio existente y ya derruido.

La imagen habla por si sola.

botika / foto afopres

botika / foto afopres

Este era el proyecto propuesto.

caserio-farmacia-otxarkoaga

caserio-farmacia-otxarkoaga

Parece que hay diferencias entre uno y otro. Y que se han subido unos metros.

http://www.otxarkoaga.com/afo/2010/08/21/botika-la-farmacia-del-bloque-1/

hiria

GARA

 

Juan Mari Zulaika

Vocal de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Bilbo

¿Cómo nos hacen la ciudad?

Aquí aplicaría yo lo del «efecto Miribilla»: pretenciosa urbanización joven que tiene de todo menos escuela, ambulatorio y centro social. Es la pauta dominante en las nuevas urbanizaciones

El Ayuntamiento de Bilbo se dispone a revisar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), tras 17 largos años de vigencia. ¿Para qué un Plan de Ordenación, si la ponen luego de montera y hacen de la capa un sayo? Dicho Plan ha sufrido más de 200 modificaciones y todas sin cumplir la preceptiva fase de participación ciudadana. Es una historia de improvisaciones, de incumplimientos, de total opacidad, de motivaciones económicas por encima del interés social. Y ahora, sin esperar a la revisión, se lanza una seria amenaza sobre la calle Juan de Garay, acceso principal a Bilbo.

Es de dominio público el viejo proyecto de la estación Intermodal de Abando, contemplado en el Plan desde 1995. No hace más de dos años, Fomento aseguraba que junto a la estación de las diversas vías ferroviarias, incluido el TAV, albergaría también la central de autobuses. Al año, el Ayuntamiento, animado por la experiencia del Termibus, decide trasladar ahí la central. Acaba de hacer públicos el plan en detalle, el presupuesto de 65 millones de euros y el plazo de ejecución de 27 meses.

El proyecto antiguo de Abando contemplaba un vial de acceso para autobuses que transcurría desde la autopista hasta la Intermodal de Abando, soterrado en tramos junto al colegio Iruarteta de Zabala y también por la trinchera ferroviaria de Cantalojas. Desde el principio este vial fue saboteado con la construcción de la rotonda a la entrada de Juan de Garay, que no respetó el trazado ni las cotas de aquel.

Hace dos meses, apremiado por la ampliación de la Escuela Iruarteta, el Ayuntamiento decide anular ese acceso vial tan estratégico, devolviendo la función de acceso a Juan de Garay. Y para más inri, plantea colocar una estación de autobuses en la trinchera de Cantalojas con entrada y salida por dicha calle.

Lo curioso es que esta sucesión de cambios ocurre en Bilbo impunemente, a espaldas del pueblo, sin que la oposición se inmute, a diferencia de la tangana mediática montada en Donostia contra el alcalde de Bildu por intentar ubicar la estación de autobuses en Riberas de Loyola en lugar de Atocha, como mejor ubicación. Lo mismo que en Bilbo, en Donostia dicha estación lleva implicada su conexión con el futuro TAV, proyecto cuestionado a su vez por Bildu junto a las famosas supraestructuras. Es lo que allí trae alborotada a la oposición, pese a que la crisis pide atemperar la apuesta por los megaproyectos.

En el caso de Bilbo, el último cambio ha transcendido y cuatro asociaciones de vecinos de la zona Sur han reaccionado y exigido al Ayuntamiento someter los cambios a exposición pública. Presentarán las alegaciones pertinentes. Otra cosa es que consigan que el asunto trascienda al dominio público y la ciudadanía reaccione ante los cambios en la ciudad que sufre en sus carnes.

Las asociaciones entienden que la estación de autobuses, al fondo de Juan de Garay, condena a esta calle urbana a ser un apéndice de la autopista. El derribo del puente Sabino Arana y el nuevo acceso por Olabeaga, junto a la apertura del ramal de entrada de Santander a Juan de Garay, hoy cerrado, agravarán la densidad del tráfico por ella a cotas de difícil tránsito, a la par que la contaminación acústica y ambiental que afectará a sus habitantes.

Debido a sus graves repercusiones, la modificación debería respetar un análisis global de la zona, estableciendo un marco normativo específico, como puede ser un PERI, más cuando está sobre la mesa la inmediata revisión del PGOU.

En cuanto a la ampliación del Colegio Iruarteta, nuestra opinión es que no resuelve en absoluto las carencias escolares de la zona, máxime si se desconocen todavía en qué va a consistir, si en abrir más líneas o en un centro de distinto nivel. Las asociaciones vecinales aceptan la ampliación como mal menor. Se ha llegado a esta situación alarmante por la pasividad de la Administración, negándose a acometer la descontaminación del terreno adjudicado a tal fin en Miribilla, a pesar de ser la zona de mayor crecimiento demográfico. Aquí aplicaría yo lo del «efecto Miribilla»: pretenciosa urbanización joven que tiene de todo, menos escuela, ambulatorio y centro social. Es la pauta dominante en las nuevas urbanizaciones.

Sigue en pie que el TAV llegará a la estación de Abando. Destrozados ya los más pintorescos valles del recorrido, se desconoce aún el itinerario de su acceso a la ciudad. Aparte de otros problemas implicados, como la hipotética conexión con la Variante Sur Ferroviaria para mercancías del puerto, ¿por dónde entrará a la ciudad el polémico convoy del TAV, matarile, rile, rile?

gaur emakumeok auzoa marrazten tailerra / hoy taller emakumeok auzoa marrazten

  


Otsailaren 2an,osteguna, 18:30etan Otxarkoagako auzo etxean, tailerrarekin jarraipena emango diegu «EMAKUMEOK AUZOA MARRAZTEN» jardunaldien berri eman nahi dizugu.
Bertan auzoaren inguruko analisia burutuko dute, ondoren txokolate bat hartzeko tartetxoa egingo dugu.
Atsedenaldia ondoren adibide batzuk komentatuko dira, lanerako lagungarri izateko eta ondoren ekimen bat prestatuko dugu aurretik landutako gai baten inguruan..
Etortzerik ezin duten Otxarkoagako emakumeak galdetegia erantzunez eta
auzoamarrazten@gmail.com helbidera bidaliz parte hartu dezakete.
Galdetegia:
http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com/2011/10/tailerretako-galdetegia.html
Hitzaldian egon ezin izan zutenentzako informazioa:
http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com/2011/10/hitzaldia-conferencia.html
http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com/2011/11/11-telebistak-eginiko-elkarrizketa.html
Eskertzekoa litzateke baita kalean ekipamenduen gaia jorratuz burutu nahi dugun jardueraren inguruan ideiak eta proposamenak botatzea.Nahi duzuen eran eta bururatzen zaizkizuen ekarpenekin auzoamarrazten@gmail.com

helbidera bidaliz parte hartu dezakete.

informazio gehiago:
http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002969831581
gurekin kontaktuan jartzeko:
auzoamarrazten@gmail.com

ZUEN PARTE HARTZEAREN ESPEROAN AGURTZEN GARA

 

http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com

Las jornadas «EMAKUMEOK AUZOA MARRAZTEN» (las mujeres dibujando el barrio) continuaran el 2 de febrero , jueves a las 18:30 en el centro cívico de Otxarkoaga con un taller, las mujeres de Otxarkoaga analizaran el barrio y después haremos un descanso para tomar un chocolate.
Tras el descanso prepararemos una actividad sobre uno de los temas trabajados anteriormente.
Quien no pueda acudir, puede participar contestando al cuestionario y mandándolo a la dirección auzoamarrazten@gmail.com.
Cuestionario: http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com/2011/10/tailerretako-galdetegia.html
Sería de agradecer también las ideas y propuestas que tengan sobre la actividad que realizaremos. Como queráis y con las aportaciones que se os ocurran podéis participar mandando las a auzoamarrazten@gmail.com
más información:
http://emakumeokauzoamarrazten.blogspot.com
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002969831581
para contactar con nosotras:
auzoamarrazten@gmail.com

karpeta

carpeta

ganekogorta 2

DEIA
impacto fauna y paisaje

Seis municipios urgen al Gobierno vasco a frenar el parque eólico del Ganekogorta

Los alcaldes afectados alertan de su importante impacto en la fauna y el paisaje

Güeñes.

La riqueza natural del Ganekogorta y su entorno podría quedar seriamente dañada si no se frena la construcción de un parque eólico en la cumbre del macizo montañoso impulsado por la empresa Eólicas de Euskadi. Por esa razón, los ayuntamientos vizcainos de Güeñes, Alonsotegi, Arrigorriaga, Arrankudiaga y Bilbao y el alavés de Okondo han unido sus fuerzas para advertir sobre las nefastas consecuencias que acarrearía la instalación de los doce generadores contemplados en el proyecto.

«Buscando mucho no podían haber encontrado un lugar mejor para hacer daño a la naturaleza», ironizó el concejal de Medio Ambiente de Alonsotegi, Kepa Kareaga. Según explicó, se trata de una zona de difícil acceso, incluso para los montañeros, por la que habría que transportar los molinos y habilitar las infraestructuras necesarias para transportar la energía a un transformador. «Estamos a favor de las energías renovables, pero no a costa de destrozar el paisaje. Queremos dejar patente nuestro rotundo rechazo al parque eólico», resumió.

  • Eólicas de Euskadi dio a conocer el proyecto ante la consejería de Industria del Gobierno vasco en enero de este año. «La creación de esta infraestructura requeriría una inversión de 12 millones de euros y produciría 10,2 megavatios de energía. Lo mínimo permitido son diez, de modo que el rendimiento energético es escaso para los estragos que se causarían sin que se haya propuesto otra alternativa», según detalló el edil de Medio Ambiente de Güeñes, Martín Pérez. Tanto la Diputación Foral de Bizkaia como las localidades afectadas han presentado alegaciones para impedir que los generadores entren en el Ganekogorta y se encuentran a la espera de la decisión final de Lakua. Los ayuntamientos consideran que la infraestructura generaría un impacto irreparable y urgen al Gobierno vasco a que revise el plan territorial sectorial de energía eólica para integrar una adecuada protección medioambiental. «Hace falta una visión de conjunto nueva regulación y control sobre la implantación de parques eólicos en toda la CAV», incidió Martín Pérez.

    otras opciones Asimismo, piden que estudien incluir alternativas a la instalación de Ganekogorta. Por ejemplo, sustituir los generadores de los parques eólicos existentes por otros de mayor potencia o su ubicación en montes bajos, zonas industriales o ámbitos que se encuentren más cerca de las redes de transporte eléctrico.

    Porque al margen de los generaciones «sería necesario construir un edificio de 200 metros cuadrados donde llegaría la energía procedente del monte; desde allí saldrían una serie de líneas eléctricas hasta Alonsotegi o donde se encuentre el transformador», según indicó el concejal de ese municipio, Kepa Kareaga.

    Los consistorios implicados reafirmaron su intención de llegar unidos hasta el final. «No queremos que el Ganekogorta quede alterado de esa manera», declaró la alcaldesa de Arrankudiaga, Itziar Duondikoetxea. El alcalde de Okondo, Sergio Tato, remarcó que «el Gobierno vasco debería replantearse este proyecto».

El Ganekogorta alza sus cordales sobre las tierras del Nervión.

etxebizitzak / viviendas

publicado en GARA

Juan Mari Zulaika Informático

Transformar o hipotecar Bilbo

Las plusvalías han operado el milagro. Es otra forma de hipotecar la ciudad y no menos perniciosa: recalificar por sistema todo el suelo libre para vivienda En Bilbo hay 17.000 viviendas vacías y 12.000 solicitudes de alquiler. El volumen de edificabilidad es máximo, aunque se construya en vertical. Los VPO valdrán 1.680 euros el metro; los tasados, 2.800 euros

Vuelve Azkuna con mayoría absoluta. Ha culminado la faraónica obra de la Alhóndiga, rematado Abandoibarra con la plaza de Euskadi, dotado a Miribilla de pabellón de deportes, parque de bomberos y Policía municipal, hasta de iglesia y frontón, aunque se ha olvidado de la escuela. Y todo ello con las arcas supersaneadas, sin adeudar un duro. ¿Un milagro?

En absoluto. Ni ha sido Azkuna el artífice del desarrollo urbanístico último. El artífice es la fundación pública Bilbao Ría 2000 que dirige el ordenamiento urbano de la comarca desde 1993. Ni hay tal milagro, pues ha sido a cuenta de los terrenos con los que el Ayuntamiento ha contribuido, previamente recalificados para construcción de viviendas y oficinas. Las plusvalías han operado el milagro. Es otra forma de hipotecar la ciudad y no menos perniciosa: recalificar por sistema todo el suelo libre para vivienda, al máximo nivel permitido, sin atender otras necesidades prioritarias, como equipamientos sociales, servicios, y zonas de convivencia. Así está Bilbo a punto de hipotecarse totalmente, si no lo remedia la crisis.

El caso del Gaztetxe Kukutza es ilustrativo al respecto. Pabellón abandonado más de 50 años, los jóvenes lo ocupan y convierten en un escenario mágico con mil actividades artísticas y culturales. Han demostrado más que las concejalías de Juventud y de Cultura. Azkuna valora el rescate de Kukutza en seis millones de euros. Pero oculta la cuestión de fondo. ¿Qué habría valido de haberle mantenido su calificación de solar industrial? ¿Por qué, cuando todavía no existía una expectativa de actuación, se apresuró el Consistorio a declararlo edificable multiplicando su valor? Con la licencia de construcción y derribo en la mano, la empresa propietaria no tiene más que recurrir al juez para ejecutar la orden. Mientras, sobran en Rekalde 2.000 viviendas y faltan servicios y centros culturales.

Kukutza no es un caso aislado. Entre Rekalde e Irala, a ambos lados del soterramiento de las vías, existen decenas de pabellones que al perder su actividad industrial han sido recalificados para vivienda y condenados al derribo. En su conjunto pueden sumar varios campos de fútbol. No se comprende que el nuevo proyecto PGOU no los valore como una unidad de acción especial, cuando de su tratamiento depende la solución razonable al abrazo urbanístico entre Irala, Rekalde, Ametzola. Como tampoco plantearon antes la necesidad de extender el soterramiento hasta Irala, hasta que los vecinos dieron la voz de alarma.

En 2004, el Plan Especial de Ametzola perdió una preciosa oportunidad para reparar esta miopía. Trabajó a espaldas de la oportunidad que ofrecía la zona de pabellones y se aprovechó para remachar la recalificación dada a principios de los noventa a todo el complejo. En aquellas fechas no existía un estudio del patrimonio industrial que posteriormente se ha realizado por la empresa Ondartez y que el propio Ayuntamiento lo ha modificado en su 50% para mantener sus recalificaciones. Ni puñetera falta que hacía el estudio para eso. La suerte de la zona está echada: el pelotazo de las plusvalías, la piqueta y la vivienda omnívora como motor único. Se impone el modus operandi de la fundación pública Bilbao Ría 2000.

En este modelo lo que priva sobre todos los demás valores y criterios es el cálculo de la viabilidad económica que se apoya básicamente en «las plusvalías generadas por el cambio de uso industrial a residencial en la unidad de actuación». El factor vivienda aguanta todo: valor del suelo, derribos, costes varios, indemnizaciones, urbanización, incluso parte de las infraestructuras y, cómo no, el lucro de las constructoras. Claro, hasta cuando aguante la burbuja, o sea, la venta.

Ahora que la crisis ha pinchado todos los globos, incluidos los créditos a promotores y a clientes potenciales, ¿qué motor tirará del ordenamiento urbanístico? ¿Seguirá Bilbao Ría 2000? A ésta sí se le han acumulado las deudas que Azkuna dijo ahuyentar, y para remediarlas vuelve a tentar la suerte de las viviendas, como factor de milagro y salir del déficit. Aunque los socios principales, la Diputación y el Gobierno, se han inhibido, la fundación y su presidente, Azkuna, acaban de sacar a venta el 50% de las parcelas de Garellano destinadas, ¡qué casualidad!, a 612 viviendas protegidas que sirvan de gancho por su precio. Apuestan, pero con dinero público. Las viviendas son de venta, no de alquiler, como sería más razonable. En Bilbo hay 17.000 viviendas vacías y 12.000 solicitudes de alquiler. El volumen de edificabilidad es máximo, aunque se construya en vertical. Los VPO valdrán 1.680 euros el metro; los tasados, 2.800 euros. Los jóvenes mileuristas necesitan otras soluciones.

Miribilla y Ametzola, urbanizaciones peor que bien consolidadas ya. Garellano, Zorrozaurre y El Canal, áreas de importante actuación urbanística con sendos proyectos aprobados con presiones y mucho que matizar aún. Por último, Irala y Rekalde con un parque industrial convergente y amplio que reclama a gritos un tratamiento especial en el nuevo PGOU. Hay que devolver a los pabellones su calificación y darles un destino urbanístico más diversificado. Salvemos el suelo y el patrimonio de la inflación inmobiliaria.