kalea guztiona

“Besaos libremente”

Organizan una “besada” popular para pedir la retirada de la ordenanza de espacios público de Bilbao

DEIA

Dos parejas se besan apasionadamente en El Arenal bilbaino. (Foto: Juan Lazkano)

LA calle es un espacio para todos, para disfrutar, siempre desde el respeto”. Con estas palabras, Borja Sarrionandia, miembro de la plataforma Kalea guztiona da se mostraba ayer contrario a los puntos que se recogen en la ordenanza de espacios públicos de Bilbao, aprobada en mayo en el pleno. Sarrionandia cree que el Ayuntamiento ha “impuesto” una nuevas normas “sin haber consultado” previamente con la ciudadanía. Desde su opinión, un auténtico error al que se le puede dar solución. “¿De quiénes son las calles, sólo de los políticos y de los turistas?”, se preguntaba.

Ayer por la mañana un centenar de personas se dieron cita en El Arenal bilbaino para pedir la retirada de esta ordenanza y la puesta en marcha de un debate “serio”. “Queremos que se ponga en marcha un proceso de participación donde estén presentes los consejos de distrito, las asociaciones de Bilbao y las sensibilidades políticas que lo deseen. No estamos en contra de una ordenanza, lo que no entendemos es que se haya aprobado sin una consulta previa”, añadía Sarrionandia.

A modo de reivindicación, las personas allí congregadas realizaron una besada colectiva. El reloj marcaba la una en punto. Desde un improvisado púlpito de metal, la portavoz comenzaba a lanzar su discurso reinvindicativo. “La nueva ordenanza aspira a convertir Bilbao en un lugar más propio de una foto de postal, para el bonito recuerdo de los turistas y congresistas, que de un espacio para el disfrute de toda la ciudadanía. Todos tenemos derecho a dar nuestra opinión”, explicaba.

La joven continuaba hablando. La emoción crecía. Subía la voz. La una y cinco. “Ahora todos atentos. Vamos a besarnos”, propuso. La temperatura, en aumento. El calor apretaba. Besos, besos y más besos… De todo tipo. Eso sí, todos con pasión, con mucho entusiasmos. Besos reinvindicativos. “Si nos queremos, nos besamos. No podemos permitir que nos metan en el armario. Besaos libremente en la calle”, insistía la portavoz.

Entre beso y beso, hubo quien aprovechó para tumbarse sobre el asfalto y dejar su cuerpo a merced de los rayos del sol. “Ven aquí, cariño, que te voy a dar un beso que vas a flipar”, le dijo una joven a otra. Y no tardó tiempo en hacer realidad la promesa. Los labios se entrelazaron para fundirse en un profundo beso. “Si lo más bonito es un beso, ¿por qué no lo vamos a poder hacer en la calle?”, incidió. Mil preguntas, entre mil besos.

Alegación La plataforma Kalea guztiona da ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas. Hasta la fecha, cerca de 3.000 personas han mostrado su oposición a la nueva regulación del espacio público en Bilbao. La plataforma tiene previsto presentar una alegación en el mes de julio con el fin de que los políticos que constituyen el Ayuntamiento de Bilbao retiren lo aprobado y trabajen por lograr otra normativa, pero esta vez “elaborada por diferentes colectivos sociales”. Los grupos que forman la plataforma lo tienen claro: lo que se apruebe debe de nacer del respeto. “Sabemos que en Bilbao conviven diferentes realidades y de lo que se trata es de respetarnos, de lograr un punto de entendimiento. Para eso es fundamental marcar unas normas consensuadas entre todos”, añadió Sarrionandia.

Los besos dieron paso a los bailes, a la música… Un taller de cometas enseñaba a los más pequeños cómo se pueden fabricar. Diversión, imaginación para una mañana de sábado. “¿Qué hay de malo en echar a volar una cometa? No entendemos por qué lo prohíben”, indica Borja Sarrionandia. Malabaristas, mimos y músicos callejeros pusieron el ritmo y el toque de color a una jornada muy besucona.

 

.Dos parejas se besan apasionadamente en El Arenal bilbaino.