eraso sexistak

Veinte mujeres han sido violadas en Bizkaia en lo que va de año

Concentración en Otxarkoaga contra la última agresión machista.
Concentración en Otxarkoaga contra la última agresión machista. / BORJA AGUDO

Son seis ataques sexuales más que los registrados en el mismo periodo del año anterior… y el único delito que sufre un repunte en las estadísticas

La asepsia de los datos perfila el contorno de una lacra de primer orden. Siete violaciones en Bilbao en lo que va de año, dos en Portugalete, otra en Barakaldo, en Getxo, en Santurtzi… y hasta veinte en todo el territorio. El Ministerio del Interior publicó este miércoles los datos de criminalidad de enero a junio de 2017, y evidencian la escalada de los delitos de carácter sexual. En Bizkaia se han producido una veintena de «violaciones con penetración» y 109 «delitos contra la libertad e identidad sexual».

Es el único capítulo que presenta una preocupante tendencia alcista: 20 violaciones en el primer semestre del año, frente a las 14 registradas en el mismo periodo de 2016 (el balance final del año fueron 24 violaciones), lo que supone un incremento del 42,8%. Mientras, los datos referentes a los homicidios, secuestros, robos en domicilios, en coches, hurtos… en Bizkaia disminuyen.

De la veintena de violaciones producidas en el territorio, doce se registraron en los municipios grandes arriba señalados, la mayoría en la capital vizcaína, mientras que las otras ocho se produjeron en localidades más pequeñas (menos de 30.000 habitantes) que no aparecen detalladas en las estadísticas del Ministerio.

Todos los delitos

Homicidios y asesinatos consumados:
Un caso registrado en Bizkaia entre enero y junio de 2017, y otro en el mismo periodo de 2016.
Homicidios y asesinatos en grado de tentativa:
11 casos tanto este año como el anterior.
Lesiones y riñas tumultuarias:
290 casos registrados este primer semestre, frente a los 310 del mismo semestre de 2016.
Delitos contra la libertad e identidad sexual:
109 este 2017, frente a los 93 del mismo periodo de 2016.
Agresión sexual con penetración:
20 casos de enero a junio, frente a los 14 de enero a junio de 2016.
Resto de delitos contra la libertad e identidad sexual:
109 frente a 93.
Robos con violencia e intimidación:
537 este año y 636 el anterior.
Robos con fuerza en domicilios, establecimientos…:
1.842 frente a 2.266.
Hurtos:
8.203 frente a los 8.461 del primer semestre de 2016.
Robo de vehículos:
252 frente a 347.
Tráfico de drogas:
70 frente a 100.
Secuestros:
3 frente a 11.

Los psicólogos lo llaman ‘efecto rebote’ o ‘de visualización’: «Se ha puesto el foco sobre las agresiones sexuales y las campañas facilitan que se denuncie», explica Guillermo Fouce, psicólogo social, que pone en cuarentena las estadísticas porque «al hacerse visible una lacra hay más denuncias, aunque no necesariamente más casos». La visibilidad se la están dando las administraciones, los medios de comunicación… y no hay ya en el territorio festejo de calado que no haga hincapié en el ‘No es No’. De hecho, el Ayuntamiento de Bilbao publicitaba este martes mismo su campaña de este año contra las agresiones en Aste Nagusia y San Fermín lleva varias ediciones bajo la lupa. «Las vejaciones a las mujeres durante el txupinazo de Pamplona se han producido siempre pero antes eran ‘una fiesta’. Ya no, ahora todo el mundo ve en esas actitudes una agresión. El asunto está socialmente sancionado. Y eso es lo que cambiado», explica Fouce.

– Pero los agresores parecen inmunes al rechazo social. No se puede explicar de otra forma la violación múltiple de ‘La manada’ a una joven los pasados sanfermines.

– Esos son depredadores sexuales que viven en otra realidad.

El cambio de actitud social ante esta lacra se ha traducido también en programas específicos en las administraciones y los cuerpos policiales que atienden estos delitos. «En Euskadi todos los agentes de la Ertzaintza tienen una formación básica para atender casos de violencia de género y agresiones sexuales. Y, además, hay ertzainas con formación específica, casi todas son mujeres por una cuestión de empatía con las víctimas, pero también hay algunos hombres». Roberto Moreno, responsable del servicio de Justicia de Adultos del departamento de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco explica que en Euskadi se ofrece a estas víctimas una atención integral, «incluso desde antes de que denuncien».

«He visto a ertzainas acompañar a mujeres a hacer una declaración al juzgado, o llevarlas a otra comisaría donde hay una agente que le va a ofrecer una atención mas específica, o acompañarlas al hospital para la exploración médica. En el caso de las mujeres víctimas de violencia de género existe un protocolo que es lo mejor que hay en Europa y que valora continuamente el riesgo a ser físicamente agredida. Los niveles son ‘leve’, ‘moderado’ y ‘alto’ y cambian de uno a otro en función de si el agresor le amenaza por teléfono, sale de la cárcel… En los casos de mayor riesgo se pone un guardaespaldas a la víctima», agrega Moreno.

«Hay ertzainas que acompañan a las víctimas al hospital para una exploración médica o al juzgado a hacer una declaración»

El Gobierno vasco dispone de un Servicio de Atención a la Víctima que atiende «entre 2.000 y 2.200 casos al año», de personas víctimas de cualquier tipo de delito. «El 50% son delitos de violencia de género o agresiones sexuales y el 75% de las usuarias del servicio son mujeres», detalla Moreno. Aquí se proporciona a las víctimas «atención jurídica, psicológica y social». «Hay mujeres que han sufrido violencia de género y que lo primero que necesitan es un domicilio seguro para sus hijos, otras que llaman para conocer las consecuencias exactas de una denuncia, otras que tras sufrir una violación requieren de ayuda psicológica. La primera atención se les da en el mismo servicio, dos, tres, cuatro sesiones con psicólogos hasta hacer un diagnóstico. Si necesitan más ayuda se les deriva a la atención psicológica de las diputaciones y también a los profesionales de la Seguridad Social», continúa el experto.

Una cobertura, insisten desde el Gobierno Vasco, «integral» que se puede proporcionar gracias a la «colaboración institucional». «Todo está coordinado para evitar errores como el siguiente: antes se sacaba a una mujer de su domicilio porque era víctima de violencia, se la trasladaba a otro municipio con sus hijos pero a la hora de matricular en el nuevo colegio al niño el director exigía el consentimiento del padre, con lo que toda la labor previa de seguridad proporcionada a la mujer quedaba en nada. Eso ya no ocurre gracias a que todos los servicios que dan atención a las mujeres están coordinados».

Pero más allá de las campañas institucionales y de los protocolos policiales, Guillermo Fouce insiste en que «existe un problema de educación». «Tiene que haber un cambio más profundo de la actitud hacia la mujer, a la que no se puede mirar desde el prisma de la dominación y la consideración de objeto. Ese poso, ese cambio, se verá dentro de algún tiempo, desgraciadamente no va al ritmo de las campañas contra las agresiones de los ayuntamientos», concluye.

Veinte mujeres han sido violadas en Bizkaia en lo que va de añohttp://www.elcorreo.com/bizkaia/veinte-mujeres-violadas-20170802153023-nt.html

auzo etxean

Se desploma la balconada del centro cívico de Otxarkoaga sobre la acera

La pasarela se ha derrumbado de madrugada.
La pasarela se ha derrumbado de madrugada. / A.D.C. BOMBEROS BILBAO

En el momento del derrumbe, sobre la una y media de la madrugada del domingo, no pasaba nadie por la calle, que quedó sembrada de escombros

La balconada del centro cívico de Otxarkoaga se desplomó en la madrugada del domingo sobre la acera, que quedó bloqueada con cascotes de grandes dimensiones y trozos de hormigón, algunos de ellos en equilibrio precario. Afortunadamente nadie pasaba por la calle en ese momento y no se registraron heridos, tan solo daños materiales.

Según informaron fuentes municipales, sobre las 01.36 horas, vecinos del barrio avisaron del suceso a la Policía Local, que de inmediato envió efectivos al lugar para que acordonasen la zona. A ellos se sumaron los Bomberos de Bilbao, que trabajaron para garantizar la seguridad en el entorno. Asimismo, según fuentes del Consistorio, las brigadas del Ayuntamiento procedieron a retirar escombros y realizaron apuntalamientos de emergencia.

«Un ruido muy fuerte»

El desplome centró las conversaciones de los vecinos de Otxarkoaga ayer por la mañana. Como afirmaban algunos residentes que viven cerca del centro cívico, se temieron lo peor cuando de madrugada oyeron «un ruido muy fuerte» que les levantó de la cama. Afortunadamente, la caída de la balconada no se había cobrado ninguna víctima. «Podía haber ocurrido una desgracia. Si llega a pasar a mediodía…», manifestaron.

El centro cívico de Otxarkoaga es uno de los más activos de Bilbao: acoge numerosos servicios municipales y también talleres para gente de todas las edades. Además, la acera sobre la que se ha caído la balconada es un lugar de paso muy transitado, en pleno corazón del barrio.

Tras el incidente, algunos residentes afirmaron que habían visto «grietas» en la estructura que se vino abajo -que da acceso a una promotora audiovisual que se ha establecido en el inmueble-. Sin embargo, la mayoría admitió que nunca había detectado «nada preocupante» que hiciese pensar en un derrumbe tan aparatoso. Ahora, tal y como han avanzado fuentes municipales, los técnicos de Urbanismo tendrán que investigar las posibles causas del desplome y evaluar qué medidas se van a tomar.

Varios vecinos de toda la vida barajan la posibilidad de que las obras hechas hace décadas en el edificio, que acogía dependencias de Correos, se hubiesen realizado de forma «incorrecta», de modo que la sujeción de la balconada no haya resistido el paso del tiempo.

 

PUBLICADO en ELCORREO 2017/07/31

jausia auzo etxean / derrumbe en el centro civico

En la madrugada del sabado se derrumbó todo del acceso a zona central del Centro Civico. En este sitio estuvieron las oficinas de Viviendas Municipales y era un espacio muy frecuentado. Además la acera que lo bordea es un espacio muy transitado. Hubo mucha suerte cuando se derrumbó de madrugada. De lo contrario, seguramente se hubiera producido alguna desgracia.

Solo la negligencia puede justificar que ningun tecnico municipal no se hubiera ocupado de vigilar por us estado. Una obra hecha en 1964 y que adolece de una construción deficiente debeía haber sido vigilada.

img-20170730-wa0004

 

img-20170730-wa0006

 

img-20170730-wa0002

img-20170730-wa0018

IRITZIA

El silencio es complicidad 

huertas-015

Y ante todo esto ¿qué se puede hacer? Lo primero no mirar para otro lado, no callarse, no ser cómplices. Decir bien alto ¡no en nuestro nombre! Sí, porque no podemos decir que esta tragedia no tiene que ver nada con nosotras. Tiene mucho que ver.

11/07/2017

Al nacer la Plataforma Ongi etorri errefuxiatuak me apunté inmediatamente. La Plataforma acaba de cumplir un año y la experiencia ha sido estupenda. Yo nunca he participado en algo tan plural, a no ser la Asociación de Familias de Otxarkoaga (se continua llamando así) en los años 70 donde estábamos de todos los colores. Pues así sucede en la Plataforma, y es algo que vivimos diariamente con alegría y lo comentamos como un logro a mantener y fomentar. No nos creemos que estemos haciendo maravillas. Conocemos nuestras limitaciones. Además, enfrentarnos a lo que todo el mundo reconoce «como la mayor tragedia humanitaria desde la segunda guerra mundial» no es poca cosa. Más de 65 millones de personas desplazadas, más de 5.000 muertas en el Mediterráneo en 2016, miles y miles de criaturas desaparecidas, mercados donde se venden y compran personas a las que se esclaviza, mujeres a las que se vende a redes de trata, personas a las que se les abandona en los desiertos, a las que se les cierran todas las fronteras, se ponen muros y concertinas como en Ceuta y Melilla en la mayoría de las fronteras europeas y se prefiere que mueran en el camino antes de que lleguen, porque total son personas prescindibles.

Y ante todo esto ¿qué se puede hacer? Lo primero no mirar para otro lado, no callarse, no ser cómplices. Decir bien alto ¡no en nuestro nombre! Sí, porque no podemos decir que esta tragedia no tiene que ver nada con nosotras. Tiene mucho que ver. Si analizamos las causas: las guerras, el expolio de recursos y de materias primas, el acaparamiento de tierras, el continuar controlando ejércitos y gobiernos por parte de los colonizadores, el papel de todas las multinacionales en el llamado tercer mundo… todo esto tiene mucho que ver con nosotras, con nuestro nivel de vida y consumo. Además viene de muy lejos. Alguien dijo muy acertadamente que «la primera emigración ilegal fue en 1492» con la conquista de América. Allí se les llevó «la democracia» a golpe de espada y crucifijo. Y desde entonces Occidente, con Europa a la cabeza, no ha parado de hacer lo mismo. Cambian las formas pero el imperialismo es el mismo que se cree dueño de las personas y del mundo para su único beneficio. Si se les invadió, masacró, expolió, violó, se les robaron las criaturas, se les esclavizó durante siglos y ahora se les continua esclavizando de otras formas. ¿Quién debe a quién? El discurso xenófobo y fascista dice que las personas migrantes y refugiadas que están entre nosotras y las vienen nos quitan el trabajo, la riqueza, la sanidad, las ayudas, que son terroristas, que no se adaptan… y así hasta el infinito. ¿Qué sigue haciendo Europa y los bloques imperialistas con sus países por intereses económicos, estratégicos y políticos? Destruirlos y Negarles el derecho a vivir en sus paises. Y si vienen, para poder seguir viviendo, se lo ponemos tan difícil que muchos miles de personas (una sola persona muerta es demasiado), mueren en el intento.

Y esto es sólo una parte. Si miramos a personas migrantes y refugiadas que llevan muchos años entre nosotras, ¿qué está ocurriendo? Que son apátridas. En sus países de origen les tratan ya como extranjeros y aquí hacemos lo mismo. Y a las hijas nacidas aquí les seguimos considerando extranjeros cuando ellas se reclaman vascas de pura cepa. ¿Qué conocimiento tenemos de estas personas? Refugiadas como saharauis, palestinas, bereberes que llevan tantos años entre nosotras y no somos capaces de crear empatía, de comer, reír, divertirnos juntas, en una palabra de convivir. A mi siempre me ha impresionado que, cuando el grupo de personas saharauis convoca delante del consulado marroquí para protestar por tanta represión como sufren, aparece un nutrido grupo con sus banderas y gritan constantemente. Acaba la concentra y es como que no existieran. Además durante la concentra somos incapaces de gritar sus consignas en árabe. ¿Tan difícil es que nos pasen un papelito que ponga como se pronuncian esas consignas y qué significan? Llevamos así 40 años y ¿ni esta mínima complicidad? Es sólo un ejemplo. En la Plataforma se quiere tener contacto con todos los grupos organizados de personas refugiadas y migrantes. No para invitarles a nuestras reuniones sino para que tengamos un verdadero intercambio, sepamos qué pensamos cada grupo, que prioridades tenemos y qué movidas podemos preparar conjuntamente. No sólo reivindicativas, también culturales y de ocio. En una palabra, formamos aquí un solo pueblo y lo tenemos que hacer entre todas.

Y lo mismo a nivel individual de todas las personas que formamos la Plataforma. Queremos en todos los pueblos y barrios conocer a las personas refugiadas y migrantes que viven entre nosotras. Nos vemos en la calle pero no nos paramos, no conversamos. No digo que sea fácil, pero tenemos que intentarlo. Ellas tienen cierto miedo, pues no les tratamos bien, hay racismo aunque digamos que menos que en otros sitios. Además tienen sus comunidades o grupos con las que comparten. Pero las niñas nacidas aquí comparten la escuela con todo tipo de niñas y después en la calle no continua una convivencia plural multicultural. Tenemos que intentar que la escuela no sea la excepción sino la continuidad de un trato que se da en la calle y en todos los ámbitos de juegos, cultura, diversión, comidas, festival, día de un país o de un continente, arroces del mundo con las personas mezcladas y no cada una con su grupito…

Agunas no entendemos que el tema de las personas migrantes y refugiadas no sea un tema prioritario para los partidos y sindicatos. No entendemos que se hagan análisis de coyuntura para conferencias o congresos y ni siquiera se cite esta tragedia mundial. Tampoco entendemos que no se de más importancia entre toda su militancia a la solidaridad con personas migrantes y refugiadas, a la acogida y refugio, a la lucha contra el racismo, la xenofobia y los múltiples rumores que achacan a las personas migrantes y refugiadas las culpas de todos nuestros males. Como no hay valentía para plantar cara a los responsables de todas nuestras carencias, miramos para abajo y echamos la culpa de todo a quienes son distintas o están en peor situación económica.

Si queremos construir un pueblo o una sociedad diferente necesitamos la energía de todas las personas que ya vivimos aquí y también de la energía de quienes lleguen. Ellas aportan a la economía mucho más de lo que gastan y nos enriquecen con sus culturas. Por eso no entendemos que se trabaje tan poco el tema de la multiculturalidad, que se permitan tantos guettos en la escuela pública vasca, que no se haga discriminación positiva con tantas personas emigrantes y refugiadas explotadas y marginadas en la economía sumergida o en la nueva esclavitud de empleadas de hogar internas (la gran mayoría migrantes) sin derechos laborales ni descansos.

En la Plataforma estamos personas de todo el arco iris. Si pasado mañana hubiera un referéndum para decidir qué Euskal Herria queremos, sin duda habría respuestas muy variadas: independencia, federalismo, confederación, coexistencia con España… Para algunas personas muy políticas esto es un desastre, pues nos falta cohesión y así no podemos ser el motor del cambio. Pero mira por donde en la Plataforma lo vemos como la mayor riqueza. Sí, porque personas que pensamos distinto en política, y que votaríamos distinto, estamos diariamente haciendo un taller de democracia y de futuro. Sí, porque cada día tenemos más claro el país que queremos. Nos faltan referencias, para el mantenimiento del estado del bienestar nos sirven los países nórdicos, pero sólo para eso, pues son demasiado individualistas, tratan cada vez peor a emigrantes y refugiadas y en todos los países nórdicos está creciendo demasiado el fascismo.

¿En qué coincidimos en Ongi Etorri Errefuxiatuak cada vez más? Pues en que queremos un país y una sociedad abierta, multicultural, donde se garanticen todos los derechos para todas las personas independientemente de procedencias, razas, religiones, opciones sexuales, edades, enfermedades… Donde todas las personas, decimos todas, tengan recursos suficientes para desarrollar todas las facetas (económicas, culturales, de ocio, de voluntariado…) de sus vidas. Sí, donde a las únicas personas a las que se les conceda una discriminación positiva, en prioridades de trato y dedicación, sea a todas las personas con enfermedades raras, dependientes, abandonadas, y a todos los colectivos de personas en riesgo de marginación o exclusión. Una sociedad donde la prioridad sean siempre las personas, no el consumo, el especular o el acumular. Donde el motor de la vida sea la solidaridad y no el consumo, la moda, los viajes y el pensar el 99% del tiempo en nosotras mismas. Una sociedad donde la mayor alegría sea compartir lo que tenemos y no dar lo que nos sobra. Compartir nuestra vida y nuestro tiempo que es lo más valioso. Todo esto lo vamos aprendiendo poco a poco en la Plataforma, a través de lo que vamos conociendo de la vida de las personas migrantes y refugiadas, de lo que ocurre en sus países, de lo que les ocurre en las años de búsqueda de un sitio para poder vivir, de conocer cuantas miles mueren en esa búsqueda, de los muchos miles de menores perdidos y abandonados a su suerte, a la explotación, a la venta de órganos, a la prostitución. Todo esto estamos aprendiendo día a día y cada vez tenemos más claro qué modelo de país queremos construir desde ya.

Otra gran enseñanza de la Plataforma es que queremos lograr que nuestra única ley para cumplir sea siempre y en todo momento obedecer a los derechos humanos, y no a órdenes o leyes que provienen de poderes corruptos, caducos y que defienden siempre los intereses de los poderosos. Lo demostraron Bego y Mikel con su acción en Grecia intentando traer personas refugiadas. Lo están haciendo muchas personas anónimas en muchos países. Que el «ejército sin armas» de la desobediencia civil aumente día a día es la verdadera garantía de cambio de esta sociedad. En todo momento y en todo lugar nuestra norma, nuestra guía debe ser la defensa de los derechos humanos. Este objetivo es el que nos une en la plataforma. Pero son de tal tamaño las injusticias, el menosprecio a los derechos y a las leyes, tanto internacionales como europeas, que entre todas tendríamos que buscar formulas como sociedad civil para denunciar ante los tribunales a los responsables. Por ejemplo: al Sr. Rajoy y a su Gobierno por no dar acogida y refugio a las personas que lo piden, por devolver en caliente a personas migrantes y solicitantes de asilo, por permitir que mataran a más de 15 personas en el Tarajal cuando ya estaban en aguas españolas, por mantener las vallas y las criminales concertinas, por las cárceles CIES, por no cumplir el cupo raquítico que aceptó… Sería añadir a lo de sensibilizar, presionar a las instituciones, y movilizar, un cuarto objetivo de la Plataforma que sería denunciarles ante los tribunales por no cumplir las leyes sobre derechos humanos en general y las leyes de refugio y asilo en particular. Estaría muy bien que en esto colaboraran todos los organismos y organizaciones que están en la Plataforma y también personas de la abogacía o de la judicatura que nos ayuden a llevar adelante esta ingente empresa.

PUBLICADO en GARA 2017/07/11

55 baratzak otxarkoagan / 55 huertos en otxarkoaga

55 huertos ecológicos

Se adjudica por sorteo la explotación de los huertos ecológicos urbanos de Otxarkoaga y Txurdinaga

Las personas agraciadas con una de las parcelas la podrán cultivar durante dos años, con posibilidad de una prórroga de uno más

Se adjudica por sorteo la explotación de los huertos ecológicos urbanos de Otxarkoaga y Txurdinaga

Se adjudica por sorteo la explotación de los huertos ecológicos urbanos de Otxarkoaga y Txurdinaga

El Ayuntamiento de Bilbao ha adjudicado por sorteo la explotación de los 55 huertos ecológicos urbanos de Otxarkoaga y Txurdinaga. Las personas agraciadas con una de las parcelas la podrán cultivar durante dos años, con posibilidad de una prórroga de uno más.

BILBAO. Según ha informado el Consistorio, se trata de 56 huertos municipales, de aproximadamente 40 metros cuadrados cada uno, que serán cultivados por vecinos del barrio, personas desempleadas de larga duración del barrio, asociaciones sin ánimo de lucro y personas con discapacidad.

Tras la experiencia piloto de los huertos ecológicos urbanos que se llevó a cabo en el barrio de Rekalde, desde el Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao se decidió extender la experiencia a otros barrios.

De este modo, este viernes se ha celebrado el sorteo de 55 parcelas destinadas a ser huertos urbanos ubicadas en la trasera del Centro Formativo de Otxarkoaga y a las que aspiraban un total de 198 personas. El Ayuntamiento se reserva la parcela número 56 para que sea utilizada en actividades relacionadas con la Agenda 21 Escolar.

El Consistorio ha mantenido también en esta ocasión los mismos criterios de prioridad establecidos en la anterior adjudicación de huertos municipales, de manera que los perfiles de las personas que los cultivarán son vecinos del barrio, personas desempleadas de larga duración, asociaciones sin ánimo de lucro y personas con discapacidad, todos ellos pertenecientes también a los barrios de Otxarkoaga y Txurdinaga.

En palabras del teniente de alcalde responsable del Área de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil, “esta iniciativa permite a la vecindad disponer de un espacio público para cultivar la tierra, de manera ecológica y para su consumo personal”.

Las personas adjudicatarias de una parcela la podrán cultivar durante un periodo de dos años, con posibilidad de prórroga de uno más y los productos que obtengan de la tierra no se podrán vender a terceras personas, en línea con la filosofía que guía a este tipo de huertos urbanos. El cultivo de estas huertas urbanas sirve también para concienciar de la importancia de una alimentación sana para el mantenimiento de una buena salud.

DISTRIBUCIÓN DE LAS PARCELAS

Las 55 parcelas, de una extensión de 40 metros cuadrados, se han adjudicado en distintos lotes a colectivos identificados como prioritarios por el Ayuntamiento.

Así, las parcelas de la 1 a la 36 serán explotadas como huertos urbanos por vecinos del barrio, que han podido presentarse de manera individual o en grupo. Para las personas en situación de desempleo están destinadas las parcelas 37 a la 47 y de cultivar los huertos 48 hasta el 50 se encargarán personas o asociaciones de personas con algún tipo de discapacidad física o intelectual. El cultivo de las parcelas número 51 a la 55 se destinarán a asociaciones sin ánimo de lucro de Bilbao.

PUBLICADO en DEIA 2017/07/07