greba / huelga

45 años de la histórica huelga de bandas de Etxebarri

La huelga de Bandas, que se prolongó durante 163 días entre 1966 y 1967, se considera uno de los acontecimientos más importantes del movimiento obrero de Bizkaia y de la historia de CCOO. Se genera en ella, un proceso de gran transcendencia para el desarrollo del nuevo movimiento obrero a la vez que un rechazo total al franquismo. Este 15 de mayo de 2012 se cumplen 45 del final de aquella movilización que marcó una época.

Seis meses de conflicto

La empresa Laminación de Bandas en frío de Etxebarri era propiedad en un 33% de Altos Hornos de Vizcaya y en un 67% de la Basconia. Tenía 960 trabajadores y 800 de ellos participaron activamente en la huelga de principio a fin. La huelga transcurrió desde el 30 de Noviembre de 1966 hasta el 20 de Mayo de 1967. La causa del conflicto fue un problema de primas en diferentes departamentos que la empresa empezó a rebajar, aumentado el ritmo de trabajo. Se trata de uno más de los numerosos conflictos que surgen en las empresas vascas con la incorporación de los nuevos sistemas de organización de la producción que exigían fuertes incrementos en los ritmos que no llevaban pareja mejoras retributivas en consonancia con los aumentos de productividad que producían.

Acción legal e ilegal

A lo largo del conflicto se van a ir combinando las acciones legales e ilegales. Los escritos de denuncia a la Delegación de Trabajo se sucedieron. Los enlaces y jurados de empresa tendrán un papel activo y serán apoyados por los trabajadores. Se utilizará el sindicato vertical pero, con el alargamiento del conflicto, pasará a actuar claramente en contra. El conflicto irá a la Magistratura de Trabajo, pero ésta acabará actuando conforme a los intereses del Gobierno y los empresarios. El conflicto terminará con 33 despidos.

Junto a las acciones legales se desarrollarán toda una serie de actuaciones ilegales para la legislación franquista vigente. Comienzan con un encierro durante tres días en el comedor. La Guardia Civil les desalojará a punta de metralleta. Declarada la huelga, se desarrollará una importante experiencia de organización obrera. A lo largo de los 180 días circularon clandestinamente hojas informativas diarias que informaban de los acontecimientos a todos los trabajadores y vecinos y que la policía buscaba con afán.

Las asambleas son constantes y en este sentido, la Iglesia tuvo un papel relevante en la lucha. Cada día se celebraban asambleas en los bajos de la iglesia de San Pedro de Basauri y en otros locales, preferentemente de la iglesia, como Otxarkoaga. Se ejercerá el derecho de manifestación que se les negaba, como el 4 de abril que se inició con paros de solidaridad de otras empresas y culminó con una gran manifestación en Bilbao violentamente disuelta por la policía armada.

Acabar con la huelga

La utilización permanente de la policía, la actitud del sindicato vertical, el traslado de trabajadores de otras regiones para hacer de esquiroles, etc. no amedrenta a los huelguistas así que introducen otro elemento de presión: se amenazó con echar a todos los trabajadores de sus casas. 450 de ellos, tenían viviendas proporcionadas por la empresa en el nuevo barrio entonces, de Otxarkoaga. Finalmente el Gobierno decreta el Estado de Excepción el 22 de abril, eliminando las pocas garantías que el régimen permitía. Una ola de detenciones y destierros de militantes obreros a otras partes del Estado se va desarrollando. El 20 de Mayo se desconvoca la huelga. Los trabajadores tendrán que presentar un escrito solicitando el reingreso a la empresa. Un fuerte movimiento de solidaridad

Durante el proceso de huelga se produjeron importantes movimientos de solidaridad desde la Universidad (escrito de apoyo de la Escuela de Ingenieros), de la Iglesia (manifestación de curas que desorbitó al Gobierno), partidos políticos, trabajadores de otras partes de Euskadi y del Estado e incluso internacional, sin olvidar la solidaridad de los vecinos de los pueblos de alrededor. Gracias a esa solidaridad, incluida la económica, pudo resistir el conflicto durante seis meses.

Con motivo de este 45 aniversario, la Fundación José Unanue y CCOO de Euskadi han organizado una jornada de recuerdo y reflexión sobre lo que fue y significó esta huelga. El próximo 15 de mayo a las 18:30 horas en la Casa de Cultura Pozokoetxe de Basauri, confedencia a cargo del historiador José Antonio Pérez (UPV/EHU) y mesa redonda con un coloquio sobre ‘Las voces de la huelga’.

OTXARKOAGA.COM

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *