aparkalekuak / garajes

La venta libre de garajes en Bilbao divide al Consejo Asesor de Urbanismo

El órgano consultivo avala por un solo voto de diferencia la eliminación de todas las restricciones en plazas privadas, como piden los promotores

El Ayuntamiento de Bilbao sigue adelante con sus planes para liberalizar la venta de garajes privados. Finalmente el gobierno municipal ha decidido eliminar todas las restricciones, como pedía la Asociación de Promotores y Constructores de Bizkaia (Ascobi), para que cualquier ciudadano que pueda permitírselo, independientemente de su lugar de residencia, tenga la posibilidad de adquirir una parcela. La modificación del Plan General cuenta con un dictamen favorable del Consejo Asesor de Planeamiento que se adoptó por un solo voto de diferencia, en la que probablemente sea su votación más reñida. El PNV fue el único partido que apoyó la medida, frente al rechazo de PSE y Bildu y la abstención del PP, mientras que los representantes de colectivos ciudadanos se mostraron divididos.

La normativa actual sólo permite adquirir plazas de garaje a los residentes en su ámbito de influencia, en ningún caso a los de fuera de Bilbao. Esta limitación se impuso en 2004 para tratar de reducir el tráfico de entrada a la ciudad e impulsar el transporte público. Siete años después, en plena crisis, Ascobi ha solicitado a las autoridades municipales un régimen más flexible que ayude a dar salida a las parcelas excedentes de las promociones, especialmente en los edificios de viviendas de Gardoqui y Pozas 32.
En principio se planteó mantener algunas limitaciones pero finalmente se ha decidido eliminarlas y aceptar la alegación de los promotores. El sistema de «barra libre», en palabras del portavoz socialista, Alfonso Gil, provocó serias reticencias en el Consejo Asesor de Planeamiento. «Se puede atender a un sector sin lesionar los intereses de la ciudad y los vecinos», afirmó el edil, que propuso mantener alguna limitación para «buscar el equilibrio». Bildu también votó en contra y pidió que las parcelas excedentes «se alquilen a precios asequibles».
Finalmente se aprobó un dictamen favorable con siete votos a favor, seis en contra y dos abstenciones del PP, que estudiará el asunto con más detenimiento. «El urbanismo debe tener cintura para adaptarse a la situación económica», defiende el concejal del área, Ricardo Barkala. Él no cree que la liberalización traiga muchos más coches a Bilbao, sino que «los que ya vienen tendrán dónde aparcar». Entrará en vigor en «enero o febrero» de 2012, tras pasar por la aprobación en Junta de Gobierno, el periodo de alegaciones y el pleno. Barkala precisó que la medida «no tiene que ser definitiva» y puede revisarse dentro de unos años.
Los representantes de comerciantes y personas mayores apoyaron el cambio en el consejo, cuyo dictamen no es legalmente vinculante pero sí tiene peso político. Ecologistas y vecinos votaron en contra por considerar que el cambio contraviene la normativa «de la que se dotó el propio Ayuntamiento para dar vida al peatón y limitar el tráfico» y supone «regresar al pasado», al Plan General de 1995. Los defensores de la liberalización entienden que la situación de crisis «obliga a hacer movimientos» para facilitar todo lo posible la actividad económica.
Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.