konpartsero eguna

El pulso entre las comparsas y Azkuna se salda con un expediente sancionador

A pesar de la prohibición municipal, el ‘Konpartsero Eguna’ se celebró en el paseo de El Arenal en un clima de normalidad

La tensión generada entre el Ayuntamiento de Bilbao y las comparsas por la prohibición de celebrar el ‘Konpartsero Eguna’ en el paseo de El Arenal no llegó ayer a desbordarse. Las cuadrillas disfrutaron de su fiesta alrededor del quiosco, el mismo escenario de otros años, y con la asistencia de un millar de personas, en un clima de normalidad. Sin embargo, la brecha que les separa del gabinete Azkuna se ensanchó a menos de un mes de la Aste Nagusia. El Ayuntamiento no quiso reventar la jornada, pero anunció que abrirá un expediente sancionador por ocupar un espacio público sin autorización.
Así se saldó un pulso que reabre unas discrepancias que vienen de lejos. En las dos últimas ediciones, el veto a la participación de Kaskagorri y Txori Barrote por colocar fotos de presos de ETA en sus txosnas provocó el plante de las comparsas un día de la Aste Nagusia, aunque al final ambas partes apostaron por acercar posturas en defensa del modelo festivo. Los preparativos de este año han puesto en evidencia que sigue habiendo diferencias importantes. Siempre en tono irónico, Bilboko Konpartsak ha censurado la nueva ubicación de los conciertos y el Txikigune y ha centrado sus críticas en el alcalde, con propuestas como cambiar el nombre de Bilbao por «Azkunopolis».
El viernes la relación se tensó un poco más con motivo del Día del Comparsero. El Ayuntamiento les advirtió que no podían ocupar el paseo de El Arenal y los afectados le desafiaron a desalojarles al anunciar que disfrutarían de la jornada de la misma forma y en el mismo lugar «donde lo hemos hecho los últimos 20 años».
Así que el goteo de comparseros en El Arenal fue constante desde primera hora, la mayoría cargados con paelleras, carritos de supermercado, carpas o toldos. Todo lo necesario para celebrar su tradicional comida. Pasadas las once de la mañana, más de dos centenares de personas se congregaban ya en torno al quiosco cuando se acercó una patrulla de la Policía Municipal para comunicar a uno de sus representantes que tenían permiso para ocupar el muelle, no el paseo. En tono distendido, hablaron durante unos minutos antes de que los agentes se marcharan. Sensación de alivio y relajación antes de intensificar la organización del programa festivo.
Apenas media hora después, Iñaki Azkuna inauguraba las obras de mejora en el funicular de Artxanda. Y en su intervención pública confirmaba que no habría ningún desalojo. «No voy a meter seis batallones y montar una batalla campal. Yo en esa no caigo», subrayó.
«La órbita de HB»
Azkuna se negaba así a «entrar en la provocación» que, a su juicio, le ha lanzado la coordinadora, aunque advertía de las consecuencias de su actitud. «Al que transgrede la ley, evidentemente, se le abrirá el correspondiente expediente». Y a reglón seguido, les lanzó otro mensaje. «Bilboko Konpartsak, que dice tener mucho sentido del humor, espero que lo coja deportivamente, como lo cojo yo cuando me ponen la careta, el bigote y las gafas y dicen todas esas cosas».
El alcalde insistió en que la decisión de trasladar el ‘Konpartsero Eguna’ al muelle responde a un plan municipal para reducir la carga de actividades en el paseo del Arenal. Solo podrá ocuparse en la Aste Nagusia y la feria de Santo Tomás. «Todo lo demás, los libreros, los queseros, los artesanos… al muelle o a otro sito», zanjó. Además, apuntó una motivación política en esta polémica. «Yo no me engaño. La mayoría de los de Bilboko Konpartsak son de la órbita de HB y éstos siguen provocando un problema aquí y otro allí».
La portavoz de las cuadrillas, sin embargo, rechazó las acusaciones y aseguró que han reaccionado frente a una decisión «arbitraria. Esto es una pataleta deAzkuna por habernos mofado de su candidatura a mejor alcalde del mundo. Y está claro que no le gusta el tono irónico que hemos adoptado», subrayó Itziar Villafañez.
A su juicio, el Ayuntamiento no ha justificado la prohibición de utilizar el paseo de El Arenal y el traslado de la fiesta al muelle. «Con la Ordenanza de Espacio Público tiene discrecionalidad para hacer lo que quiera», denunció. Esta norma contempla sanciones de hasta 1.500 euros para infracciones graves como la que podría achacarse a las comparsas, aunque el alcalde ayer no detalló el alcance del expediente. La portavoz recordó que hasta ahora el propio Ayuntamiento había presentado el ‘Konpartsero Eguna’ «como ejemplo de colaboración y participación, nos aseguraba que no habría problemas porque este acto se había institucionalizado». Respecto al expediente sancionador, Villafañez eludió valorarlo. «No nos lo han notificado, así que ni siquiera nos hemos planteado qué hacer».
El correo
2012/07/22
Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.