centro formativo otxarkoaga

BIZKAIA

El Consistorio cede dos locales a centros que imparten formación profesional

Bilbao Ekintza pone sus instalaciones de Darío Areitio y Montaño a disposición de dos entidades educativas para fomentar «una enseñanza de calidad»

Las relaciones entre Bilbao Ekintza y los centros de formación profesional de Otxarkoaga y Peñascal son cada día más estrechas. Después de «varias reuniones», el organismo municipal firmó ayer dos convenios para la cesión de sus instalaciones de Darío de Areito y Montaño a la Escuela Profesional Otxarkoaga y a Peñascal Sociedad Cooperativa, respectivamente. Con este acuerdo, las tres entidades «sumarán sinergias para garantizar la dotación de recursos tecnológicos punteros y disponer de los mejores docentes para ofrecer una formación de calidad» a los jóvenes sin empleo. «Les permitirá adquirir unos conocimientos que les abrirán las puertas a una enseñanza académica básica para que en un futuro puedan continuar sus estudios en las distintas enseñanzas regladas, especialmente en los distintos ciclos formativos de formación profesional», explicó José Félix Madariaga, director gerente de Bilbao Ekintza.
A cambio de esta cesión, Peñascal Sociedad Cooperativa y la Escuela Profesional Otxarkoaga se harán cargo de la gestión de los cursos del Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) para 1.500 jóvenes de entre 16 y 18 años. «Es importante tener en cuenta que estos colectivos necesitan aumentar su baja autoestima con todos los recursos que estén a nuestro alcance», señaló Juan Ibarretxe, gerente de la cooperativa. El pacto permitirá facilitar la obtención del título de graduado en Secundaria y con ello, reconocer la situación académica de los estudiantes. Así, los alumnos de Montaño y Darío de Areítio podrán obtener esta acreditación de forma directa en el propio centro de enseñanza, sin tener que realizar un examen en un centro de Educación para Adultos (EPA), como ocurría hasta ahora.
Por cinco años
En concreto, el convenio suscrito ayer establece la cesión de los edificios por cinco años, prorrogable a tres más. Durante ese periodo, se encargarán del mantenimiento y conservación de las instalaciones. Además deberán entregar los planes formativos de cada curso a Bilbao Ekintza. Se mantendrá una reunión semestral para garantizar que ambos locales cumplen la función educativa que establece el acuerdo. «Me parece razonable que la formación no sea subcontratada y que en lugar de ser gestionada por Bilbao Ekintza, sean los centros de formación quienes la regulen», recalcó la gerente de los centros diocesanos de Bizkaia y titular de la Escuela Formativa de Otxarkoaga. Esta colaboración permitirá ofrecer a un sector «especialmente vulnerable» en un contexto de crisis económica, una completa oferta académica orientada al empleo.
PUBLICADO en EL CORREO
2012/07/21
Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.