igogailuak eta rampak / ascensores y rampas

PUBLICADO en DEIA 2013/11/12

Favorecerán la accesibilidad en Basurto, Zorroza, Iturribide y Otxarkoaga

Bilbao construirá cuatro nuevos ascensores y remodelará el de la Plaza del Funicular

Está previsto que entren en servicio el primer trimestre de 2015,  tras una inversión de 2,7 millones de euros  

El Ayuntamiento de Bilbao invertirá un total de 2,7 millones de  euros en la construcción de cuatro nuevos ascensores que favorezcan  la accesibilidad en Basurto, Zorroza, Iturribide y Otxarkoaga, y  sustituirá por uno nuevo el que actualmente une la Plaza del  Funicular con la Plaza Moraza. Las obras comenzarán en diciembre y  está previsto que concluyan en el primer trimestre de 2015, cuando  entrarán en funcionamiento.

BILBAO.  Según ha anunciado en rueda de prensa el concejal de Obras y  Servicios, José Luis Sabas, quien ha comparecido junto al director  del área, Fran Viñez, el Consistorio bilbaino apuesta por los  ascensores como “la mejor infraestructura para favorecer la  accesibilidad universal”.

“Es verdad que las rampas y la escaleras mecánicas transportan a  más gente, pero no dan servicio a sillas de ruedas o a los carritos  infantiles”, ha recordado, antes de añadir que “siempre que sea  técnicamente posible”, el Ayuntamiento apuesta por este tipo de  elementos.

En concreto, la ejecución de los cuatro nuevos ascensores y la  modernización del de la Plaza del Funicular, que pasará de hidráulico  a eléctrico y contará con luces LED en la carcasa exterior para que  los usuarios identifiquen si está en servicio o no, están  contemplados en el Plan Especial de Elementos Mecánicos, y se  enmarcan en el Plan de Areas de Oportunidad para la Mejora Mecánica  de Accesibilidad.

Así, contempla dos futuros ascensores en Basurto que se encargarán  de salvar el desnivel entre la calle Basurtobekoa y el extremo este  de la pasarela de Bentazarra. El ascensor inferior salvará un primer  tramo de escaleras que comunican la plataforma en la que se encuentra  el acceso a los portales 13 y 15 de esta travesía con los Jardines  Iparralde.

Será un ascensor vertical, con núcleo metálico y una pasarela  fabricada en hormigón armado y que se sustentará sobre el núcleo del  ascensor y sobre una pila de hormigón en su otro extremo. El ascensor  superior será también vertical y salvará el desnivel entre la zona  baja de Jardines Iparralde y la cota del embarque superior del  ascensor inferior proyectado.

El segundo de los nuevos ascensores se ubicará en Zorrozgoiti, y  salvará la zona de la rampa de mayor pendiente. Con el objetivo de  conectar con el acceso superior del elevador, se construirá una  pasarela paralela a la actual, que apoyará sus extremos en el propio  núcleo del ascensor y en un pilar metálico que descansará sobre un  pórtico de hormigón.

También la zona de Iturribide acogerá un nuevo ascensor  “tremendamente demandado”, que en esta ocasión será inclinado y que  salvará la diferencia de cotas existente a la altura del número 91 de  Iturribide y 45 de la calle Zabalbide, junto al edificio de  telefónica.

El último de los nuevos elevadores se construirá en Otxarkoaga, y  será una infraestructura eléctrica que tiene por objeto salvar los  4,5 metros de altura entre la calle Zizeruene y la Plaza Ugarte.  Además, se habilitarán tres rampas mecánicas de intemperie en el  tramo de máxima pendiente, próximas al Centro de Salud, que tendrán  algo más de un metro de anchura.

RENOVACIÓN INTEGRAL

Por último, el área de Obras y Servicios acometerá la renovación  integral del ascensor vertical en la Plaza del Funicular, para lo que  se sustituirá el actual elevador hidráulico por otro eléctrico que  incorporará un sistema de eficiencia energética “singular” que se  abastecerá de la energía sobrante que genere el sistema de tracción  del funicular.

Igualmente, se mejorará la zona de parada superior de la Plaza  Moraza a través de un diseño arquitectónico “más cuidado” que  sustituirá el núcleo de hormigón existente y que aloja el cuarto de  máquinas del ascensor actual.

Además, este nuevo espacio será acristalado y contará con  iluminación LED que servirá de referencia para la localización del  elevador y que permitirá conocer a distancia si el ascensor esta en  funcionamiento, en función de que tenga un color claro tostado o uno  rojizo.

15 ASCENSORES 

En la actualidad, la capital vizcaína cuenta con 15 ascensores y 4  zonas de rampas mecánicas, lo que da muestra de que la accesibilidad  universal es una “línea transversal prioritaria” en la planificación  del área de Obras y Servicios municipal, según Sabas.

“El objetivo es adecuar progresivamente todos los espacios,  equipamientos públicos, productos y servicios existentes y  dependientes del Consistorio para que sean accesibles a toda la  ciudadanía”, ha señalado Sabas.

Por su parte, Víñez ha recordado que la accesibilidad también se  complementa con “microactuaciones” como al instalación de barandillas  o dotar al transporte público de mecanismos para sillas de ruedas, y  ha animado a los ciudadanos a “cuidar” estas instalaciones.

 

igogailuak / ascensores

Los ascensores exteriores se vuelven habituales en Bilbao

DEIA

Cinco barrios se beneficiarán en 2011 del plan de elevadores para comunidades

 

Bilbao. El paisaje bilbaino tiene un nuevo protagonista. El ascensor. Este nuevo elemento urbanístico se ha incorporado a los edificios de la villa, sobre todo, en aquellos barrios en los que las comunidades no disponen de espacio para acogerlo en su interior y, por lo tanto, deben sacarlo a la calle. Es el caso de Otxarkoga, donde en 2010 se han instalado once elevadores exteriores gracias a la ayuda económica del Ayuntamiento, que subvenciona hasta el 20% de las obras. Este año, la práctica se trasladará a Torre Madariaga, Torre Urizar, Párroco Unceta, Uribarri y Altamira, barrios para los que se crearán planes especiales que ayuden a definir “las tipologías de los edificios de esas zonas, las calles y el ascensor más adecuado para que tenga un buen servicio”, tal y como adelantó ayer Julia Madrazo, concejala de Urbanismo.

La demanda vecinal ha sido crucial para poner en marcha estos planes especiales, cuya redacción llevará al Ayuntamiento prácticamente todo el ejercicio. La medida beneficiaría a alrededor de 2.110 vecinos -más de 200 en Torre Madariaga, por encima de los 400 en Torre Urizar, 500 en Párroco Unceta, 400 en Uribarri y 550 en Altamira-, que no poseen elevador en sus comunidades.

Según explicó Madrazo, los planes especiales pretenden ejercer un control municipal en la construcción de los ascensores. “Si no, en 20 años, encontraríamos una ciudad con muchos ascensores pero muy desdibujada”, explicó Madrazo. Por eso, desde el área estudiarán las posibles soluciones técnicas al problema del espacio y, tras redactar el plan especial, todas las comunidades interesadas en instalar un elevador deberán acogerse a él para pedir la licencia.

Después de los planes, y teniendo como referencia el plan especial de Otxarkoaga, el Ayuntamiento baraja la posibilidad de realizar también los anteproyectos de cada barrio para así “agilizar los plazos”. En este barrio bilbaino, el Ayuntamiento ha subvencionado el 100% de los anteproyectos, hasta el 20% de las obras de instalación y los gastos de la garantía requerida por la ejecución de urbanización. Así, Urbanismo invirtió 141.907 euros en 2010.

38 ascensores Bilbao sumó, gracias a las subvenciones municipales, 38 nuevos ascensores el pasado año; un aumento que ha supuesto 425.167 euros destinados a mejorar la accesibilidad de los bilbainos. Más de tres mil viviendas han dado el cambio de la escalera al elevador. Y también del escalón a la rampa, ya que el área de Urbanismo ha colocado 97 salvaescaleras en la villa, con una inversión de 244.531 euros.

“El programa persigue acabar con las barreras arquitectónicas y la incomunicación que generan. Las ventajas que ofrece instalar un ascensor se aprecian de inmediato y redundan directamente en el bienestar de la comunidad afectada”, aseguró Madrazo. En 2010, se concedieron 60 licencias nuevas.

 

igogailuak otxarkoagan / ascensores en otxarkoaga

OTXARKOAGA SE SUBE AL ASCENSOR

 EL CORREO

 

La ayuda institucional anima a los vecinos a aprobar la instalación de 50 elevadores

Hasta hace tres años, en el barrio sólo había cinco ascensores para una población de 11.000 residentes

 

EN CIFRAS

21%

es el porcentaje de edificios donde los vecinos han dado ya luz verde a la instalación.

90.000 euros es el coste medio de cada elevador.

 

 Las ayudas municipales cubren hasta el 20%.

 

Érase una vez un barrio con más de 11.000 habitantes, uno de los más nuevos de la ciudad, donde sólo había cinco ascensores. No es ningún cuento, sino la realidad con la que ha tenido que lidiar Otxarkoaga desde su nacimiento, hace medio siglo. Levantado de la nada y a toda velocidad por el Estado durante el franquismo, no fue diseñado pensando precisamente en la accesibilidad. De ahí que se ‘olvidasen’ de los elevadores. Pero ahora, los primeros moradores que llegaron siendo jóvenes ya tienen una edad -el 27% de la población rebasa la barrera de los 60- y el Ayuntamiento se esfuerza en corregir este ‘defecto de fábrica’ del vecindario. Para ello, facilita ayudas y cede espacio público para colocar estas instalaciones por el exterior de los edificios -ocupando parte de la calle-, ya que por dentro de los inmuebles es inviable en la gran mayoría de los casos.

Tres años después de que el Consistorio se pusiera manos a la obra y tras un tímido arranque, los resultados empiezan a verse: ya hay siete portales con ascensor y tres más en obras, además de medio centenar de proyectos aprobados por las comunidades de vecinos. Es decir, el 21% de los 238 edificios que pueden poner ascensor -hay 260 bloques en el barrio, pero algunos no tienen la altura mínima y en unos pocos es imposible-, los residentes ya han dado luz verde a la instalación, según fuentes municipales.

Para animar a los ciudadanos, el Ayuntamiento ha tenido que recurrir a toda su artillería: el departamento de Urbanismo, Surbisa -la sociedad urbanística de rehabilitación de Bilbao- y Viviendas Municipales han trabajado mano a mano para dotar a Otxarkoaga de ascensores. «Lo primero que había que hacer era cambiar el marco legal, creando un plan especial, muy consensuado con los vecinos. También mantuvimos contactos con las áreas de Obras y Servicios y Economía y Hacienda para la desafección de suelo público…Y luego está el apoyo económico, fundamental para que la iniciativa saliera adelante», explica Julia Madrazo, concejal de Urbanismo.

Según detalla, los 8.800 euros de ayudas a fondo perdido que se dan a cualquier portal de la ciudad que quiera poner elevador se quedaban muy cortos en Otxarkoaga por las especiales características del barrio, «de modo que elevamos el tope hasta el 20% del coste». Aun así, «el programa no ‘tiraba’ al ritmo lógico, por eso Surbisa abrió el año pasado en el centro cívico del barrio una oficina para informar a los interesados del procedimiento para instalar ascensores», indica la edil. El equipo de profesionales consignado a esta tarea -con una arquitecta, un aparejador, una trabajadora social, una asesora jurídica y una administrativa- ha atendido más de 400 consultas y gestiones en dos años -313 en 2009- relacionadas con autorizaciones municipales, expedientes de ayudas, seguimiento de los acuerdos de las comunidades de propietarios o la marcha de las obras… Este apoyo sobre el terreno ha sido fundamental para animar a los vecinos. «Desde que la oficina empezó a funcionar, el despegue ha sido espectacular», afirma.

Problemas económicos

De hecho, sólo este año, Urbanismo ha concedido ayudas para ascensores en la villa por valor de 684.000 euros, de los que 116.000 corresponden a Otxarkoaga, donde el coste por elevador asciende a una media de 90.000 euros. A estas subvenciones hay que añadir las que otorga el Gobierno vasco, que van desde el 15 al 45% del presupuesto. «En la oficina, los principales problemas que nos plantean son de índole económico, sobre cómo pedir ayudas», indica Marta Ibarbia, directora de Surbisa.

A las familias, unas doce por bloque, les cuesta el ascensor unos 7.000 ó 8.000 euros, un desembolso que muchas personas no están en condiciones de realizar. En algunos casos, se han realizado informes de ayudas de emergencia social y BBK Solidaria también ha concedido microcréditos -préstamos que una entidad al uso nunca aprobaría debido a la edad del demandante o a su situación económica- para que los vecinos pudiesen afrontar el gasto.

Además, Viviendas Municipales -propietaria de un millar de pisos en Otxarkoaga, aproximadamente un tercio de los del barrio- también se ha implicado en el proceso votando a favor de la instalación de los elevadores y aportando unos 31.000 euros por ascensor, un tercio del total. «En total, serán 1,5 millones de euros, repartidos en diferentes ejercicios, para ayudar a costear los elevadores», resume Isabel Garcés, directora de Viviendas Municipales.

A pesar de las facilidades, hay comunidades donde no se acaba de alcanzar el acuerdo para poner las obras en marcha, muchas veces por rencillas vecinales. De hecho, hay 17 portales en punto muerto y en algunos de ellos viven personas con las capacidades físicas muy mermadas. Aunque el Ayuntamiento ha intentado no ser demasiado intrusivo en el proceso para dotar de ascensores al barrio -«queremos ir de la mano con los residentes, no atosigar»-, las responsables municipales advierten de que van a intervenir en algunos casos especialmente sangrantes: «Se están cometiendo auténticas injusticias y queremos impedirlo».

 

Dos expropiaciones forzosas y otra media docena en tramite

La propiedad del suelo, sea pública o privada, puede ser un escollo insalvable a la hora de colocar un ascensor. Para eliminar este obstáculo en Otxarkoaga, el Ayuntamiento está cediendo terreno municipal, operación que se hace efectiva en sólo dos semanas. Más difícil es cuando la intención de una comunidad de poner elevador choca de lleno con la propiedad privada. Para los casos en que el entendimiento entre el dueño de una lonja y los vecinos es imposible y no hay otras soluciones técnicas, el Consistorio contempla la expropiación forzosa: se toman los metros cuadrados necesarios para la obra, que los residentes del portal deben pagar. En sólo un año, ya se han realizado dos expropiaciones y otra media docena está en trámites. «Intentamos agotar todas las posibilidades antes de llegar a este punto -indica Julia Madrazo-. Pero nuestro deber es proteger la eliminación de barreras arquitectónicas».

«Ya estaba cansada de subir los 80 escalones… ¡que tengo 76 años!

Cuando a Dolores, una encantadora malagueña que lleva en Otxarkoaga «desde el año 61», se le pregunta si ahora que tiene ascensor puede hacer cosas que antes tenía vetadas, se queda descolocada. «No, mujer… Siempre he hecho lo que había que hacer, qué remedio, pero antes me costaba más trabajo… ¡si he tenido siete hijos!», indica orgullosa, con un cantarín acento de su tierra que las décadas pasadas en Bilbao apenas han matizado.
Para una madre con semejante prole, las escaleras no podían convertirse en un freno. Era lo que había, y punto. «Pero ya estaba cansada de subir los ochenta escalones… ¡que tengo 76 años!», aclara. Pese a su aguante, el cuerpo ya le pedía a gritos un ascensor, esa instalación que todavía es una especie exótica en el barrio: «Estoy enferma del corazón y de los huesos… yo no pedí que lo pusieran, pero ahora estoy muy contenta, porque me costaba mucho subir la compra», afirma en el umbral de su puerta, en un sexto piso de la calle Ugarte.
«Uno de los más bonitos»
En el número 1 de Larratundu, donde disponen de otro flamante elevador, también están encantados. O casi. Rosario y Eguzkiñe, ambas inquilinas, le ven un solo fallo: hace paradas entre piso y piso, lo que obliga a los residentes a subir algún tramo de escaleras. «Bueno, pero son ocho peldaños», asumen con conformismo. Una pega que se queda pequeña frente a los piropos que dedican al ascensor, «uno de los más bonitos del barrio».

 

 

 

 

 

bigarren igogailua / el segundo ascensor

 

txotena 64 / foto afopres

txotena 64 / foto afopres

El segundo ascensor en funcionamiento de la nueva etapa es el Txotena 64.

txotena 64 / foto afopres

txotena 64 / foto afopres

Este ascensor ha sido fruto de  la lucha y organización directa de sus vecinos, y especialmente de su administrador que realizó un trabajo impresionante para ir superando los multiples papeleos y problemas.

txotena 64 / foto afopres

txotena 64 / foto afopres

txotena 64 / foto afopres

txotena 64 / foto afopres

Gracias a esta acertada gestión este ascensor  funciona desde el año 2008.

 

 

 

 

 

Es un ascensor acristalado, de aspecto muy limpio y bonito.

igogaluak otxarkoagan / ascensores en otxarkoaga

 

edificio de 15 p en txotena / afopres

edificio de 15 p en txotena 23 (b 114) / afopres

Abrimos este espacio en el que os vamos a presentar todos los ascensores que se vayan colocando en el barrio.

Como sabéis el polígono Otxarkoaga se construyó en 1961 en 18 meses, por obra y gracia del Instituto Nacional de la Vivienda del Ministerio de Obras Publicas y Urbanismo del Gobierno Español.

edificio de 15 p en txotena / afopres

edificio de 15 p en txotena 68 / afopres

 

 

 

 

 

Entonces se construyeron 114 bloques de viviendas, con un total de 238 portales ( 3.700 viviendas).

De todos ellos solo 8 edificios, que se construyeron con 15 plantas de altura y 60 viviendas, ( conocidos como rascacielos ) contaban con ascensores.

Estos edificios que tienen planta de tipo h, contaban y cuentan, con dos ascensores por portal.

 

Precisamente, de los problemas derivados del funcionamiento y deterioro de estos ascensores, surgieron las primeras movilizaciones populares del Movimiento Ciudadano del barrio en torno a 1976.

dificio de 15 p en pau casals3/ afopres

edificio de 15 p en Pau Casals 3 (b 30)/ afopres

 

 

 

 

Posteriormente se irían construyendo más  grupos de viviendas ( en su mayoría privadas o con diferentes tipos de protección) en Arbolantza (1970), Garate (80 viviendas en 1977), Aixe-Ona (192 viviendas en 1978), Makaldi (105 viviendas en 1981), Arbolantza (100 viviendas en 1992), Garaizar (450 viviendas en 2004) e Irumineta (135 viviendas  en 2007).

los 5 de larrakoetxe / afopress

los 5 de larrakoetxe / afopress