pagasarri

DEIA ha publicado esta entrevista a JuanMa, vecino del barrio y que fuera presidente de nuestra asociación a mediados de los ochenta.

 

Juan Manuel Figueroa Encargado del refugio del Pagasarri

“Trabajar en el Pagasarri es un chollo”

Juan Manuel sube todos los días al Pagasarri. Tarda media hora desde Otxarkoaga, donde vive. Lo hace en coche, lógicamente, porque allí se encuentra su puesto de trabajo. Es el encargado del refugio. Lleva 6 años y no se cansa del paisaje. “Esto es un chollo”, afirma

Juan Manuel posa en el interior del refugio un día de niebla y frío de este verano.

Juan Manuel posa en el interior del refugio un día de niebla y frío de este verano.

Subió al Pagasarri por primera vez con sus amigos cuando tenía 15 años. “Fue una especie de aventura porque no conocíamos el camino y creo que tampoco se lo dijimos a nuestros padres”, recuerda. Hoy tiene 52 y ascender hasta el pulmón de Bilbao se ha convertido en una rutina para él.

¿No se cansa del Pagasarri?

No, para nada. Es un paisaje muy bonito. Con buen tiempo las vistas son alucinantes. Tener esto al lado de Bilbao es un chollo y trabajar aquí también es un chollo.

¿Por qué?

Por el entorno y por los horarios que tengo, que dentro del mundo de las hostelería están muy bien.

¿Qué horarios tiene?

De ocho y media a dos y media. Abro todos los días de la semana menos el martes.

¿Todo el año?

Sí, salvo la segunda quincena de agosto, que cierro, coincidiendo con las fiestas de Bilbao.

¿Cuál es el perfil de las personas que se acercan hasta el refugio?

Es muy variado. Hay de todo: aficionados a la montaña, ciclistas, paseantes que no son montañeros pero que salen de casa y llegan hasta aquí, familias enteras…

¿Hay gente que sube todos los días?

Sí, mucha.

¿Qué son, zumbados?

No, que va. La mayoría son jubilados. Hay otros que trabajan a relevos, por ejemplo, y pueden subir. Y muchos, supongo, que suben para ahorrarse el gimnasio (se ríe). No está mal, es una forma de hacer el entrenamiento al aire libre.

¿Se nota que hay más parado y prejubilado?

Sí, bastante. Hace dos años empecé a ver que venía más gente joven, sobre todo entre semana, y al hablar con ellos casi todos me decían que estaban en algún ERE o que se habían quedado en paro. De todas formas, yo sólo puedo hablar de la gente que entra en el bar.

¿Usted cómo llegó a hacerse con la concesión del refugio ?

Porque eligieron la oferta que presenté.

¿Tenía relación con la hostelería?

Sí. Yo toda la vida he combinado el trabajo de la hostelería con la construcción.

¿Por qué se animó entonces?

Porque siempre me ha gustado la montaña.

¿Está contento tras seis años al frente del refugio?

Sí, porque, por un lado, mantengo el trabajo y por otro, es un sitio agradable para trabajar.

¿Y para vivir?

No. No es sitio para vivir.

¿Por qué?

Porque las condiciones para vivir no son buenas. Hay mucha humedad y hace mucho frió en invierno. Además, no hay agua potable. Para el servicio de hostelería eso es un gran fallo.

¿No hay agua potable teniendo un manantial a unos pocos metros?

Ya, pero ese manantial está más abajo que el refugio y pertenece a Alonsotegi.

¿Cómo se las arreglan entonces para servir cafés y caldos?

Subimos el agua de Bilbao en garrafas. A la semana, unos sesenta o setenta libros. Antiguamente se utilizaba el agua de lluvia, pero hoy en día no se puede garantizar su uso.

¿Está notando la crisis?

Sí, llevo un año notándolo.

¿De qué forma?

En un menor consumo. Aunque sube más gente, gastan menos. Antes se tomaban un refresco y un pintxo y ahora hay mucha gente que se trae el bocadillo de casa.

¿Deja que los clientes coman en el interior del refugio lo que traen de casa?

Sí. Es una tradición montañera que no la voy a quitar. Perder esa costumbre se me haría raro. Lo que no me parecería normal es que alguien se traiga comida como si esto fuera un txoko.

¿Cuánto cuesta tomar un pintxo y un refresco en su bar?

Ahora voy a cambiar los precios porque llevo dos años con los mismos. El pintxo, que es medio bocadillo, cuesta 1,50 euros y una lata de refresco, 2,10.

¿Cuál es la época del año que más actividad registra?

En otoño y primavera es cuando más gente sube. En invierno depende mucho del tiempo.

¿Y en verano?

En verano baja bastante. De hecho, cerramos la segunda quincena de agosto. Así se aprovecha también para hacer alguna reforma.

¿Tiene tiempo para aburrirse?

Entre semana, a veces sí. A partir de las doce ya suele subir muy poca gente, así que suelo aprovechar esas horas para preparar cosas de cara al fin de semana, que es cuando más trabajo tenemos.

¿Cuándo ha sido la última vez que subió andando al Pagasarri?

Hace tres años.

¿Hace tres años?

Sí. Llevaba tres años con el bar y pensé que era el momento de subir andando porque hasta entonces lo hacía todos los días en coche.

¿Ya no le gusta andar?

No. El problema es que me detectaron hace años una enfermedad en las piernas que me produce mucho dolor si ando o permanezco de pie un buen rato. Aun así, en alguna ocasión he bajado en coche, lo he aparcado y he subido andando.

¿Qué les diría a los bilbainos para que se animen a subir al Pagasarri?

Les diría que es un pedazo de naturaleza que tenemos muy cerca de Bilbao y que se puede salir desde el portal de casa y llegar a la cima dando un paseo.

¿Ha visto por aquí algún personaje ilustre?

De montañeros, a Iñurrategi.

¿Al alcalde?

No, pero a concejales, sí.

skatepark orain ez / ahora no van a hacer el skatepark

 

Parece que con lo que se han gastado en la Vuelta van a tener que quitar dinero a otros deportes par compensar el dispendio.

EL CORREO

el coste supera el millón de euros

El Ayuntamiento de Bilbao anula la creación del ‘skatepark’ de Txurdinaga

La necesidad de apretarse el cinturón en época de crisis ha llevado al Consistorio a paralizar el proyecto, que estaba previsto construir en el polideportivo de Txurdinaga

El que iba a ser el primer ‘skatepark’ semicubierto de España no será construido. La necesidad de apretarse el cinturón en época de crisis ha llevado al Ayuntamiento a paralizar el proceso de adjudicación del proyecto que estaba previsto construir en el polideportivo de Txurdinaga, en los terrenos que antes ocupaban las pistas de cien metros lisos.
El proyecto, cuyo coste supera el millón de euros, fue impulsado por el anterior gobierno municipal en el pasado mes de abril, en un momento en el que las previsiones económicas no auguraban un escenario como el actual. Ya entonces, el PP de Bilbao puso en duda la «oportunidad» del mismo.
3.500 metros cuadrados
El ‘skatepark’ bilbaíno iba a ser el primero del país en contar con una zona cubierta, de unos 500 metros cuadrados. El centro deportivo, de 3.500 metros cuadrados, iba a tener zonas diferentes, diseñadas sin ninguna separación. El espacio más grande, de 1.100 metros cuadrados, se iba a dedicar a la ‘skateplaza’, la parte que imita las condiciones de una calle, con sus bordillos y barandillas. Otros 1.100 metros cuadrados, al área de ‘bowls’, una zona de bañeras, unos elementos en forma de ‘u’ que los aficionados utilizarían para practicar saltos en pared vertical, invertidos y otras maniobras. El espacio iba a ser completado por una superficie de 800 metros cuadrados especialmente pensada para los ‘roller’ -patinadores en línea- y los ‘bikers’ -con bicicletas tipo BMX-.
Gratuito y con acceso propio
El proyecto fue diseñado por el arquitecto logroñés y ‘skater’ profesional Daniel Yabar, autor de algunos de los más importantes ‘skateparks’ de España. Y es que a la hora de diseñar el proyecto se tuvieron en cuenta las aportaciones de los amantes del patín. Una de las preocupaciones del colectivo hacía referencia a la no gratuidad del servicio, al situarse en el polideportivo de Txurdinaga. Sin embargo, los responsables de Bilbao Kirolak aclararon que el centro de patinaje iba a “tendrá acceso propio y gratuito, al menos durante los primeros meses. Sólo se plantearía cobrar una cuota anual insignificante si lo demandaran los propios usuarios, para controlar el acceso”, añadían.
El nuevo equipamiento iba más allá de dar respuesta a la demanda de los ‘skaters’ de la villa. Bilbao Kirolak también pretendía utilizar estas instalaciones como sede de campeonatos y pista para formar a los que quieran iniciarse en este deporte y perfeccionar su ‘ollie’, destreza básica del ‘street’, que es como se conoce en el argot a la modalidad de patinaje en la calle. «Se sacará una oferta de cursos en función de la demanda», avanzaban los responsables de la iniciativa. Para convertirse en un Tony Hawk -leyenda viva de este mundillo-, primero hay que aprender a subirse a la tabla. Y Bilbao lo iba a hacer en diciembre.

polikiroldegia / polideportivo

El Polideportivo de Otxarkoaga esta dentro de las previsiones urbanisticas desde 1995 de forma definitiva.

Tenemos casi 12.000 habitantes y todavía no se ha construido. Nuestro distrito tiene 28.500 habitantes.

El distrito de Begoña con 43.000 habitantes tiene el Polideportivo de Txurdinaga que actualmente esta dentro de este distrito y no en el de Txurdinaga-Otxarkoaga.

Nos da servicio a todos los barrios de esta zona E y Norte, por lo que su ámbito de influencia es enorme.

Sin embargo, el Ayuntamiento ha preferido construir la Alhondiga (con horario hasta las 11h por cierto), el Centro de Tenis de San Ignacio, que junto a las grandes instalaciones de Miribilla (Arena y Frontón) priman un concepto de deporte competitivo y espectáculo frente a los usos saludables para la población.

En Bakio con 2.500 habitantes la Diputación construyó un Polideportivo hace pocos años y ahora el Ayuntamiento lo ha cerrado.

Noticia en GARA

Bildu propone alternativas para mantener abierto el polideportivo de Bakio

Tras cinco años de actividad, a partir del 1 de octubre, el polideportivo municipal de Bakio permanece cerrado indefinidamente al no poder afrontar el Consistorio su mantenimiento. Bildu cree que la gestión «errónea» del PNV no la deben pagar los vecinos y propone alternativas para abrir la infraestructura deportiva.

Los bakioarras no pueden disfrutar del polideportivo municipal que hace cinco años se abrió tras una inversión de 3,9 millones de euros. El cierre indefinido de la instalación decretado por el equipo de gobierno que preside el jeltzale Aitor Apraiz era algo que se esperaba después de que el Consistorio haya estado dos años sin pagar a Guedan Servicios Deportivos SA, la empresa encargada de la gestión de la infraestructura desde hace tres años, acumulando una deuda superior al medio millón de euros.

Como antesala a esta sonada clausura, fundamentada según el alcalde en la «imposibilidad de hacer frente a los gastos de mantenimiento», el equipo del anterior primer edil, Txomin Renteria (PNV), optó en 2010 por cerrar los viernes, así como el 19 de marzo -festividad local- y el día de Navidad. Además, el 1 de julio se cerró la piscina los tres meses de verano y en la primera quincena de setiembre no se abrió «por parada técnica». Se buscaba bajar de 420.750,36 a 288.754,59 euros anuales el costo del contrato anual de gestión que los votos del PNV refrendaron en pleno en mayo de 2008.

La clausura ha causado un enorme revuelo en la localidad costera, por los inconvenientes que genera a los vecinos en general y en particular a los cerca de 700 abonados. Bakio tiene empadronadas a 2.557 personas, pero la realidad es que los habitantes son más, especialmente en el periodo esti- val.Desde Bildu están convencidos de que el endeudamiento «es debido a la gestión errónea» del equipo de gobierno anterior, dirigido por Txomin Renteria, pero creen que «hay alternativas para mantener el servicio» y que el cierre supone acelerar el deterioro de la instalación.

En otro orden de cosas, han detectado «contradicciones» en las memorias de Guedan que no se han valorado desde el equipo de gobierno. «Tampoco se ha valorado la gestión», apostillan, ni se han buscado vías para mejorar el número de abonados. Lo que si tienen claro es que el polideportivo es «un espacio de recreo y reunión» ya que Bakio no dispone de una plaza cubierta ni un casco urbano «definido y adecuado».

Desde julio, PNV y Bildu -con 6 y 5 concejales en la Corporación, respectivamente- han mantenido diferentes reuniones en el Ayuntamiento para dar una salida al problema, aunque desde la coalición soberanista de izquierda se han quejado de falta de información y transparecencia de los jeltzales.

Abierto 40 horas semanas con piscina

El 26 de setiembre informaron al equipo de Apraiz de que tenían un proyecto de viabilidad para el polideportivo, pero la contestación del PNV fue que hablarían después de rescindir el contrato con Guedan Servicios Deportivos SA. La propuesta de Bildu, explican, permitiría mantener abierto el equipamiento 40 horas con piscina incluida.

Esta infraestructura dispone, además de una piscina climatizada de 25 metros, de una cancha multiusos para 300 espectadores, un frontón con idéntico aforo, dos gimnasios, y salas para solarium y masajes. Los ediles soberanistas subrayan que el polideportivo ha hecho posible un desarrollo de diversos clubes deportivos, el disfrute de las instalaciones por los escolares y la movilización de las personas de la tercera edad, especialmente las mujeres. Asimismo, entienden que la existencia de la piscina sirve de «gancho» para la captación de nuevos usuarios.

Fue el jueves pasado cuando finalmente el PNV permitió a Bildu presentar oficialmente su propuesta, en un momento en que el polideportivo está ya cerrado y hay abonados a los que tras pagar 154,20 euros anuales por un abono familiar y 99,15 por uno individual no se les oferta ningún servicio.

En el capitulo de mantenimiento, la alternativa propuesta por Bildu supondría a las arcas municipales un desembolso anual de 68.800 euros frente a los 265.828,46 euros de dejar la gestión en manos de Guedan, ahorrándose dinero en gastos de financiación, generales y los beneficios empresariales de la firma concesionaria.

Se contrataría a una persona encargada del mantenimiento de una empresa externa y se arreglarían los defectos de unos placas solares para reducir los gastos en electricidad y gas, cuyo suministro sería de la red de gas natural. Bildu achaca al PNV que en cinco años no se han resuelto las deficiencias que presentaban estas placas solares.

Respecto a los gastos de personal, proponen que se estudien diferentes opciones en el Ayuntamiento para contratar a un administrativo y a un socorrista.

La coalición defiende que los cursillos que se impartan no pueden generar gastos al Consistorio. El Ayuntamiento percibiría una cantidad económica por ofrecer estos cursos. Al igual que se alquila la cancha y el frontón, la asociación que ofertaría las actividades haría lo propio y daría un porcentaje a la institución local.

Bildu plantea que una empresa de Bakio, formada y gestionada por vecinos del municipio se haga con la gestión del polideportivo pero, inciden, en que para ello es imprescindible que el PNV dé el paso y acepte esta propuesta después de estudiarla con detenimiento. Una vez que se consensúe un proyecto, se podría plantear a estar personas que constituyan la sociedad que se encargaría, según la coalición soberanista de izquierda, de dirigir el polideportivo.

buelta / vuelta

La Vuelta ha pasado ayer rodeando nuestro barrio por la Autovía.

No muchos vecinos y vecinas se acercaron a ver el paso. Pusimos ver la presencia de ikurriñas y de camisetas naranjas mayoritariamente.

En consonancia con ello gano el corredor de Euskaltel Igor Anton.

 

El Galdakaoarra dominó en el Vivero y en las sucesivas bajadas.

bmx-momdraker-028Hubo mucha presencia policial. Es de destacar que el gasto en medios por parte de las administraciones autonómica y municipal ha tenido que ser necesariamente importantísimo. 

El colapso fue general y la gente opto por quedarse en casa. Los pocos que salieron iban andando.

En el Refugio asistimos a un inusitado despliegue que la tomo con algunos espectadores.

Aparentemente sin motivo alguno.

 

txirrinduraritza / mas ciclismo

Bilbao, de la calma a la locura en 24 horas

El bullicio y la pasión del ciclismo se apoderarán hoy y mañana de las calles de Bilbao. La calma y el sosiego de días atrás dejaron paso, desde ayer, a un torrente de modificaciones y cortes de numerosos puntos de la villa. Así, para tratar de facilitar lo máximo posible la movilidad de las personas que acudan a disfrutar de la llegada de la Vuelta, Metro Bilbao reforzará hoy su servicio entre las 17.00 y las 18.15 horas en toda su red.

Se espera que el pelotón entre por Zorrotza alrededor de las 16.00 horas para sumergirse de lleno en las calles de bilbainas. Tan solo tardarán unos cinco minutos en pasar por la Avenida Montevideo, el campo de San Mamés y dirigirse después hacia Sabino Arana, antes de ir hacia Sagrado Corazón y avanzar por el Puente Euskalduna rumbo a Paseo de Volantín. Después de la primera de las dos subidas a El Vivero -prevista para las 16.26 horas-, el pelotón volverá a las principales calles de Bilbao para repetir el mismo recorrido y terminar la etapa en Gran Vía, a la altura del parque de doña Casilda, alrededor de las 17.30 horas.

Para tenerlo todo bajo control, el Ayuntamiento informó el lunes de los problemas que generará la llegada del pelotón en el tráfico de la Villa, que sufrirá cortes de calles, cambios de sentido y modificaciones de líneas de autobuses. De este modo, el primer corte del día -de 7.00 a 0.00 horas- se establecerá en Gran Vía, desde la plaza Elíptica hasta el Sagrado Corazón. El tramo entre Zorrotza y Sabino Arana permanecerá cortado durante una hora, de 15.30 a 16.30 horas, por lo que las entradas y salidas al barrio bilbaino tendrán que realizarse por el puente de Burtzeña, mientras que para acceder a Basurto habrá que hacerlo a través de la calle Autonomía. Además, Máximo Aguirre también permanecerá cortada de 13.00 a 15.30 horas, por la celebración de la Vuelta Txiki, desde la plaza Euskadi hasta la meta situada en Gran Vía. La llegada de los ciclistas provocará también el cierre de la calle Rodríguez Arias -entre 17.15 y 18.45 horas-, ya que los coches de la organización ocuparán el tramo comprendido entre Alameda Recalde y Sabino Arana.

Por otro lado, el paso del pelotón traerá consigo, de 15.30 a 18.00 horas el cierre del tramo entre el Sagrado Corazón, Campo Volantín y Begoña. Olabeaga se quedará sin accesos entre las 15.30 y las 16.30 horas -salvo servicios de emergencia-. Por su parte, el acceso a Otxarkoaga y Txurdinaga será por Bolueta o Santutxu, mientras que las entradas y salidas a Deusto tendrán lugar por Enekuri, mientras que a Zorrotzaurre se llegará desde Botica Vieja.

cambios circulatorios Para facilitar la circulación, el Ayuntamiento ha establecido también distintos cambios circulatorios. Así, se permitirá el giro a izquierdas desde Zunzunegi hacia Luis Briñas, en sentido Autonomía, y en el cruce de Basurtubekoa con Masustegi. Ambos cambios estarán en vigor de 15.30 a 16.30 horas. Por otro lado, también estará permitido el giro a izquierdas desde la calle Buenos Aires, hacia Uribitarte de 15.30 a 18.00 horas. El tránsito de autobuses por la calle Acebal Idígoras en sentido Plaza Pío Baroja se realizará por Ibáñez de Bilbao. Serán modificaciones que también afectarán a Bilbobus, que verá como 25 de sus líneas sufren variaciones, mientras otras tres son anuladas. Solo siete de ellas permanecerán ajenas a la llegada de la Vuelta y por ende, a la transformación de Bilbao, que también se quedará sin los vados y aparcamientos existentes en las calles del recorrido durante los cortes de tráfico. “En esas franjas horarias no será posible acceder a los aparcamientos privados, almacenes, talleres y vados que estén dentro del recorrido hasta que se vuelva a reabrir el tráfico”, confirmó el pasado lunes en rueda de prensa Asier Abaunza, concejal de Circulación y Transportes. El edil, quiso añadir también que “lo mejor será no tocar el coche”.

sin túneles de artxanda Hoy será el día de mayor ajetreo para la Villa, ya que el pelotón hará su entrada en la capital vizcaina para completar un circuito en el que hará dos veces el mismo recorrido dentro de las calles bilbainas, antes de acabar la etapa en Gran Vía, a la altura del parque de doña Casilda. Las restricciones afectarán también a los túneles de Artxanda, donde se cerrará el vial Sondika-Puente de La Salve-Begoña en ambos sentidos hasta el final del operativo. El túnel gratuito La Salve-Ugasko también estará cerrado por el corte de Maurice Ravel.

Todas estas medidas se llevarán a cabo para tratar que la llegada de la Vuelta suponga los menores problemas posibles para la comodidad y movilidad de los ciudadanos.

Deia

txirrindularitza / ciclismo

Noticia en DEIA

Iñaki gastón exciclista profesional

A pedales por las calles de Otxarkoaga

El exciclista profesional, nacido en Santutxu y criado en Otxarkoaga, disfruta de los paseos por Bilbao, “una de las mejores ciudades del mundo”

Iñaki Gastón posa con una bicicleta en una tienda del centro de Bilbao que abrió su amigo Arsenio González.

Iñaki Gastón posa con una bicicleta en una tienda del centro de Bilbao que abrió su amigo Arsenio González. (Lusi Gómez)

IÑAKI Gastón aprendió a montar en bicicleta en una Orbea “de paseo, color verde” que le tocó en un sorteo en el PIN, “cuando se hacía en la antigua Feria de Muestras”. No recuerda con qué edad, pero sí que era tan pequeño que su hermano mayor le tenía que ayudar a subir a la bici. Sus primeras pedaladas las dio en las calles de Otxarkoaga, donde disfrutó de “una infancia feliz entre huertas”. Y su primera carrera la disputó a los 13 años con una bicicleta que le prestó un amigo. “Lo hice bastante bien”, dice, “así que decidí seguir”. Abandonó los estudios por el deporte y se puso a trabajar de camarero para poder comprarse una bicicleta de carreras “porque en casa no había dinero”. A base de mucho esfuerzo y sacrificio consiguió llegar al pelotón profesional. En él rodó durante once años, obteniendo importantes victorias. Pero un buen día del año 1994, cuando ya tenía 31 años, decidió abandonar el ciclismo al considerar que ya había cumplido una etapa de su vida. “En aquella época”, recuerda Iñaki, “corríamos muchas carreras, estábamos mucho tiempo fuera de casa y yo ya tenía dos críos”. Por eso pensó que era el momento de dejarlo. “Ya no estaba tan motivado y lo importante para mí era ver crecer a los hijos”, dice. Al año de retirarse tuvo la suerte de encontrar un trabajo en la industria farmacéutica, lo que le permitió poder cumplir su deseo: dormir todos los días en casa junto a su familia. A partir de ese momento también comenzó a disfrutar de las salidas en bicicleta con los amigos, “porque en profesionales se sufre mucho”, y de los paseos por Bilbao con Marian, su mujer.

ASte Nagusia De lo que no ha podido disfrutar mucho Iñaki ha sido de Aste Nagusia. “Cuando era corredor”, señala, “no podía ir de fiesta porque me tenía que cuidar y además siempre tenía carreras”. ¿Y cuando dejó el ciclismo?, le preguntamos. “Tampoco”, responde, “porque coincidía con las vacaciones y siempre nos íbamos fuera a hacer turismo con la autocaravana”. Sin embargo, desde hace dos años ha comenzado a saber lo que es Aste Nagusia. “Los hijos quieren estar en las fiestas”, dice, ” y es lógico porque ellos estudian duro y se lo merecen”. De sus incursiones en la Semana Grande bilbaina, Iñaki hace un balance positivo, aunque reconoce que no es muy amigo de “las fiestas tan grandes”. “A mí me gustan más las de los barrios, porque son más personales”, argumenta. Pero eso no quita para que durante estos días se dé “una vuelta por todo Bilbao” para ver el ambiente. Un Bilbao del que Iñaki está “maravillado”. “Está precioso, muy bonito”, dice. “Yo he tenido la suerte de ver muchas ciudades en el mundo y te puedo decir, sin que pueda parecer una bilbainada, que Bilbao es una de las mejores; está muy limpia, impecable”. Por eso, siempre que puede, sale desde su casa, en Begoña, a pasear por el Campo Volantín hasta el Palacio Euskalduna.

Iñaki es un auténtico embajador de Bilbao. Aprovecha cualquier oportunidad para “vender” la capital vizcaina cuando sale en su autocaravana. Gracias al ciclismo tiene muchos amigos en el extranjero, a los que no duda en animar a que vengan a la ciudad que le vio nacer.

Iñaki sigue con la misma cara de pillo que tenía cuando ganaba las carreras, más por astucia que por fuerza. “No tenía un físico deslumbrante, así que tenía que usar la cabeza”, dice sonriendo. Por esa misma cabeza fluyen ahora mil proyectos después de que se haya quedado en paro. “Yo siempre soy muy positivo”, dice. Eso es lo que le hace ver con esperanza el futuro. “Ahora me apetece aportar ideas al ciclismo”. Y la primera será puesta en práctica en la Vuelta a España, cuando llegue a Bilbao, con una concentración ciclista

 

 

 

azkonak / dardos

DEIA
historias de la vida

El gitano ‘dardero’

José Miguel Aguilar, de Otxarkoaga, ha logrado en dos años entrar en la élite mundial de los dardos
José Miguel Aguilar lanza una dardo sobre la diana donde entrena diariamente, en el local de la asociación Iniciativa Gitana de Otxarkoaga.
EN Otxarkoaga, su barrio, le llaman campeón y en el mundillo de los dardos, El gitano. Acepta con agrado este último apodo porque dice que “lo hacen con cariño”. José Miguel Aguilar se siente muy orgulloso de ser gitano. Lleva muchos años trabajando en la Asociación Iniciativa Gitana para “acabar con el tópico de que los gitanos somos malos, robamos y, en encima, tenemos piojos”. Desde hace unos meses se ha convertido en una estrella gracias a los dardos. Su popularidad ha traspasado las fronteras de Txurdinaga y Otxarkoaga, donde se ha criado. En octubre del año pasado se convirtió en campeón europeo dentro de la modalidad de dardos electrónicos Bullshooter. Gracias a la conquista de ese entorchado, José Miguel viajará a finales de este mes a Chicago para disputar el campeonato del mundo. “Si me llegan a decir que me iba a pasar esto hace unos años, no me lo hubiese creído”, confiesa. Pero, sin pretenderlo, lo ha conseguido. José Miguel ha entrado por méritos propios en la élite mundial del juego de los dardos. Ahora, que está en paro como escayolista, compagina la venta ambulante con los entrenamientos de cara a la cita norteamericana. Allí también se dará a conocer como el gitano dardero.

José Miguel recuerda con nitidez el día que se quedó enganchado a los dardos. “Fue en Córdoba, porque aquí apenas había dianas. Entré en un bar con mis cuñados, empezamos a jugar y estuvimos hasta la cinco de la mañana. Al día siguiente tenía un dolor de brazo que no podía ni moverlo”. Eso sucedió hace unos años. “Pero tampoco muchos”, especifica. Lo que sí reconoce es que “desde el primer momento me di cuenta de que era bueno”. No sabe si porque era escayolista, “ya que para eso hay que ser fino”, o simplemente porque tenía buen pulso y puntería. Sin embargo, tampoco le dio excesiva importancia. José Miguel siguió jugando partidas con amigos y familiares en un bar de Miribilla, el Lemon. Allí es dónde empezó a escuchar: “Siempre me gana el gitano”.

Competición Así hasta que un buen día entró en un bar de Deusto que tiene tres dianas y se puso a lanzar unos dardos. “Me vio el chaval de la barra”, recuerda, “y me preguntó si tenía equipo”. De esa forma tan tonta entró en el mundo de la competición. Corría el año 2008. Desde entonces ha ido cosechando títulos sin parar. El último, el campeonato de Europa disputado en octubre en Holanda. Las claves para conseguir esos triunfos hay que buscarlas en las condiciones innatas que tiene José Miguel: tranquilidad y puntería. “Pero lo más importante para jugar bien a los dardos es la mentalidad que uno tiene”, señala. Y pone un un ejemplo de lo importante que es la concentración. “El pasado fin de semana fallé en el campeonato de Bizkaia porque mi mente estaba en otras cosas”, dice. “Cuando se compite hay que estar muy tranquilo, pensando únicamente en lo que se tiene delante, que es la diana”.

Una tranquilidad que se consigue después de muchas horas de entrenamiento. “Todos los días intento meter una o dos horitas para no perder la forma”, apunta. Tiene tiempo. Desgraciadamente está en paro desde hace unos años. José Miguel siempre ha trabajado de escayolista, por lo que la crisis de la construcción le afectó de lleno. “Desde el año 2006, que cogí una obra grande, no he vuelto a trabajar de escayolista”, dice. Por eso tuvo que buscarse la vida. Y lo hizo en la venta ambulante, que la conoce muy bien por tradición familiar. Actualmente vende en compañía de su esposa ropa de mujer en los mercadillos de Erandio y Portugalete. “Me gustaría vender aquí, en mi barrio, pero parece que hay demasiadas licencias”, señala en tono reivindicativo. Lo ha intentado aprovechando la “fama” que le han dado los dardos, pero sin resultados positivos.

Iniciativa gitana Tampoco descarta que una buena clasificación en el campeonato del mundo haga “moverse a alguien para que apoyen la creación de una escuela de dardos para niños en el barrio, por ejemplo”. Es un proyecto que tiene en mente. José Miguel siempre está pensando en mejoras para sus vecinos. Por algo lleva años trabajando en la Asociación Iniciativa Gitana. “Aquí tenemos un pequeño local en el que, por lo menos, podemos tener a los jóvenes de 12 a 15 años entretenidos jugando al parchís, al dominó o a los dardos, para que no anden por la calle”, señala. José Miguel quiere acabar “con los sambenitos que nos han colgado de que el gitano está asociado al robo y la delincuencia”. “Son tópicos que no son ciertos”, explica, “pero parece que no hay forma de desterrarlos”. Él se siente orgulloso de la cultura gitana que tiene su pueblo, que “es muy bonita” y que destaca, según él, por “el respeto que tenemos hacia los mayores y el cuidado que damos a nuestros niños”. Ahora tendrá la oportunidad de ser gitano en EE.UU.

skatepark

estará en txurdinaga

Bilbao estrenará en diciembre el primer ‘skatepark’ semicubierto de España

El Ayuntamiento adjudica las obras del recinto, que se ubicará en el polideportivo de Txurdinaga y costará un millón de euros


EL CORREO
En la plaza de la Convivencia, al abrigo de las torres Isozaki, a los pies del Guggenheim o en la plaza Circular, justo al lado del edificio del BBVA. A los ‘skaters’ bilbaínos no les queda otro remedio que buscar cualquier rincón con escalones, algún desnivel y una buenas barandillas para demostrar su estilo en la tabla y esquivar a los viandantes, no siempre comprensivos con sus piruetas. Hasta ahora. El Ayuntamiento, a través del Instituto Municipal de Deportes, Bilbao Kirolak, acaba de adjudicar las obras del futuro ‘skatepark’ de Txurdinaga, unas instalaciones deportivas de 3.500 cuadrados que abrirán sus puertas el próximo diciembre para la saldar la «deuda histórica» que la ciudad mantiene con los aficionados a esta disciplina.
Las nuevas instalaciones deportivas -que se ubicarán en el polideportivo de Txurdinaga, en los terrenos que antes ocupaban las pistas de cien metros lisos- suponen un desembolso de un millón de euros para las arcas municipales, cofinanciados en colaboración con la BBK. No se trata de una pista de patinaje al uso. El ‘skatepark’ bilbaíno será el primero del país en contar con una zona cubierta, de unos 500 metros cuadrados, «algo imprescindible para que los usuarios puedan seguir practicando su deporte aunque llueva», explica Fernando Zubizarreta, director general de Bilbao Kirolak.
El centro deportivo, de 3.500 metros cuadrados, tendrá zonas diferentes, diseñadas sin ninguna separación, de modo que los aficionados puedan patinar de una a otra sin encontrar obstáculos. El espacio más grande, de 1.100 metros cuadrados, estará dedicado a la ‘skateplaza’, la parte que imita las condiciones de una calle, con sus bordillos y barandillas. Otros 1.100 metros cuadrados ocupa el área de ‘bowls’, una zona de bañeras, unos elementos en forma de ‘u’ que los aficionados utilizan para practicar saltos en pared vertical, invertidos y otras maniobras. El espacio quedará completado por una superficie de 800 metros cuadrados especialmente pensada para los ‘roller’ -patinadores en línea- y los ‘bikers’ -con bicicletas tipo BMX-.
Gratuito y con acceso propio
El proyecto ha sido diseñado por el arquitecto logroñés y ‘skater’ profesional Daniel Yabar, autor de algunos de los más importantes ‘skateparks’ de España. Y es que a la hora de diseñar el proyecto se han tenido en cuenta las aportaciones de los amantes del patín. «Hay muy buena sintonía en las reuniones con los ‘skaters’ de Bilbao», señala Zubizarreta. Una de las preocupaciones del colectivo hacía referencia a la no gratuidad del servicio, al situarse en el polideportivo de Txurdinaga. Sin embargo, los responsables de Bilbao Kirolak aclaran que el centro de patinaje «tendrá acceso propio y será gratuito, al menos durante los primeros meses. Sólo se plantearía cobrar una cuota anual insignificante si lo demandaran los propios usuarios, para controlar el acceso», añaden.
El nuevo equipamiento va más allá de dar respuesta a la demanda de los ‘skaters’ de la villa. Bilbao Kirolak también pretende utilizar estas instalaciones como sede de campeonatos y pista para formar a los que quieran iniciarse en este deporte y perfeccionar su ‘ollie’, destreza básica del ‘street’, que es como se conoce en el argot a la modalidad de patinaje en la calle. «Se sacará una oferta de cursos en función de la demanda», avanzaron los responsables de la iniciativa. Para convertirse en un Tony Hawk -leyenda viva de este mundillo-, primero hay que aprender a subirse a la tabla. Y Bilbao lo hará en diciembre.