berriro metroa / de nuevo el metro

El Gobierno da el primer paso para que el metro circule sin conductor en la Línea 3

Saca a concurso la realización de un estudio sobre el proceso de automatización, que deberá estar listo en el plazo de dos meses

El metro avanza hacia su automatización en la Línea 3 de manera irreversible. El Departamento de Transportes del Gobierno vasco dio ayer el primer paso en firme para que los trenes que operen en este ramal no tengan conductor. Lo que hasta la fecha era una declaración de intenciones se ha plasmado ya en un contrato administrativo. El Ejecutivo autonómico sacará en los próximos días a concurso la realización de un estudio que sentará las bases del futuro sistema robotizado. El informe deberá estar listo en dos meses. En la actualidad, sólo el suburbano de Barcelona dispone de convoyes que circulan de forma autónoma, sin la supervisión a bordo de un operario.

La decisión tomada por la consejería dirigida por Iñaki Arriola tiene gran importancia. Más que por el importe de la encomienda (65.000 euros), lo es porque se trata de un paso «imprescindible» para avanzar en la implantación de una nueva tecnología que reportará «grandes ventajas» al funcionamiento del metro, según aseguran sus promotores. «Lo que hemos hecho supone poner la primera piedra de este proyecto», afirmó el viceconsejero, Ernesto Gasco.

«Vizcaya -advirtió el político socialista- no puede perder este tren, porque si queremos jugar en la Champions League del transporte público es necesario automatizar el paso del material móvil», insistió Gasco, quien destacó que, «en 2020, el 70% de los ferrocarriles subterráneos de Europa funcionarán de esta manera». Según los impulsores de este tipo de tecnología, la modernización permitirá «mejorar la seguridad», reducir costes de personal y «flexibilizar» la oferta. El principal cambio físico se notaría en el cerramiento de los andenes. Una pared transparente de metacrilato impediría que los usuarios cayeran a la vía. Esta barrera estaría dotada de una serie de puertas que se acoplarían a las de los vagones para minimizar los riesgos.

El hecho de poder controlar el ritmo de las unidades desde el mando central permitiría también aumentar las frecuencias, que podrían bajar, por primera vez en la historia de Metro, de los dos minutos y medio, siempre y cuando se produjese una avalancha de viajeros.

Voces en contra

Con todo, hay voces que se alzan contra este nuevo sistema. Josu Bergara, ex diputado general y uno de los impulsores del metro, advirtió recientemente de que «nunca me subiría a un tren que carece de conductor, ya que dan una sensación psicológica de inseguridad. Creo que no los introduciría en Bilbao». En Barcelona, los sindicatos también han criticado de manera reiterada la automatización, porque se producen «muchas más averías de las habituales y más difíciles de reparar, al ser un dispositivo mucho más complejo». En principio, la idea del Gobierno vasco es robotizar las líneas 3 y 4. La primera de ellas tendrá una longitud total de 5.885 metros y contará con siete estaciones: San Antonio (Etxebarri), Otxarkoaga, Txurdinaga, Zurbaranbarri, Casco Viejo, Uribarri y Matiko.

OTXARKOAGA.COM

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.