unibertsitateko ikasleak otxarkoagan / universitarios en otxarkoaga

Ayer, SABADO 10 de septiembre,  estuvimos con un grupo de 28 estudiantes alemanes de Geografía y Ordenación Urbanística de la Universidad de Münster para tratar sobre Vivienda Social.

Además de nuestra Asociación también intervino el Concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Bilbao y Presidente de VVMM , Jon Bilbao.

También estuvieron 2 profesoras de la Universidad de Münster .

La sesión se realizó en TXOTENAGUNEA, gracias a la hospitalidad de los responsables de este Proyecto de Artes Escénicas.

También fue definitiva la labor de traducción de Klauss, vecino de Bilbi, su ayuda fue estupenda para el desarrollo de la actividad.

Tras la sesión recorrieron el barrio y visitaron el local de los jóvenes de la Otxarkoagako Gazte Asanblada SUKABI.

Münster es una ciudad alemana del estado de Renania Westfalia . Tiene una población de 304.708 habitantes , es uno de los centros académicos mas importantes, cuenta con varias universidades y tiene 58.000 estudiantes.

La ciudad histórica fue reconstruida, tras ser arrasada por los bombardeos en la 2ª Guerra Mundial.

 

justugune 2022

Ambientazo en la recuperación de esta popular romería.

De nuevo, Pa Ya Konpartsa ha organizado una nueva edición de esta tradicional romería.

Precisamente se recordó a dos personas imprescindibles que fallecieron en la pandemia.

El popular musico acordeonista Leguina, y el incansable Txispas, que era el alma de la konparsa y el animador de las fiestas.

 

 

 

 

 

Pepe Extremadura

El jueves 30 de junio falleció Pepe. Jose Roncero.

Conocido como PEPE EXTREMADURA el cantautor extremeño y vecino de Otxarkoaga, recorrio todos los lugares llevando sus canciones a Extremadura, a Gabriel y Galan…

Junto son su compañero Luis también vecino del barrio recorrieron mil escenarios.

El CD Otxarkoaga tiene a Pepe como autor de su Himno.

Una gran perdida. Un abrazo a su familia y amigos.

 

aldaketa …

Cambio cultural

El modelo vasco de salud se parece cada vez más al de Isabel Díaz Ayuso en Madrid o Juan Manuel Moreno en Andalucía.

Parece mentira que con la que ha llovido durante la pandemia y la visión sistemática de las costuras del sistema público vasco de salud (Osakidetza), en vez de arreglarlas o siquiera parchearlas, el proyecto de desmantelamiento del mismo siga su curso, como si se tratara de una fórmula algorítmica que deba progresar, al margen de terremotos, inundaciones y otros condicionantes externos.

Con más de 7.000 muertes acumuladas en la CAV con motivo de la covid-19, las promesas de reconducir un proyecto como el de la salud, fundamental y central en el desarrollo humano, fueron lanzadas desde las altas instancias para evitar el pánico. Meses de contracciones, de endulzamiento de la situación por los equipos de comunicación, de aplausos a las trabajadoras y de gestos destinados a una población que se manifestaba altamente desprotegida, a la espera y necesidad de indicaciones salvadoras.

Pronto, sin embargo, llegaron las primeras señales de que la sanidad pública era un terreno secundario para los gobernantes. No esa pieza fundamental que cualquier mente o colectivo progresista define para el progreso humano. Primero con ciertas decisiones inexplicables que dejaban entrever la espera al círculo privado partidista que pudiera tomar las riendas del negocio pandémico. Y más tarde con la declaración de su condición de ciertos directivos de alto rango, haciendo valer su posición para la vacunación y otras medidas. Cara a la galería fueron depuestos de sus cargos, pero cuando a las semanas los encontramos dirigiendo otras entidades del entramado público, redescubrimos que quienes dirigen la autonomía vasca lo hacen como si fuera una empresa. Una empresa más bien familiar.

Los precedentes pandémicos en el sistema público de salud habían invitado también a un cambio natural, a una reconducción de un escenario muy agitado, donde las elites habían desplegado incluso prácticas mafiosas. Las oposiciones amañadas habían sido la punta del iceberg que llevaron a la dimisión de Jon Darpón, elegido por Urkullu para dirigir Sanidad, sustrayéndolo de una mutua, de esas beneficiadas por la privatización sanitaria. Roma no paga a traidores, pero sí en cambio a tramposos, y el depuesto consejero fue fichado por una empresa de salud norteamericana que le puso al mando del nicho más grande del planeta, Eurasia.

El camino emprendido de desmantelamiento siguió una ruta implacable, a pesar de escándalos. Porque ese cambio no se produjo y llegamos a la pandemia con lo justo. Trabajadoras que doblaban turnos, que llegaban al límite de la capacidad humana. Bien por ellas, dijeron. Palmadita en la espalda y a mirar hacia otro lado.

Por lo visto entonces, fuimos ingenuos. Me incluyo en este apartado. Porque supusimos que, ante una tragedia de dimensiones desconocidas, casi bélicas por sus víctimas, habría reflexión. Y no la hubo porque nos han demostrado que lo único que cuentan para ellos son los balances. Ganar dinero, a espuertas se supone, y cuanto más rápido mejor. Y lo público tiene sus reglas y transparencias. Lo privado, donde se gana de verdad, es lo prioritario.

Una veda abierta que ya quedó mostrada cuando la pandemia entró y arrasó los centros de mayores, las residencias. Cuando en otros Estados a los que este Gobierno autonómico señalaba falsamente como modelo para su gestión incluyen a estas residencias en su sistema de salud, tal como otras áreas a las que Osakidetza deriva a las privadas (oculista, ortodoncia…), Lakua ha optado por un modelo más carpetovetónico. Privatizar.

El modelo vasco de salud se parece cada vez más al de Isabel Díaz Ayuso en Madrid o Juan Manuel Moreno en Andalucía. Comunidades gestionadas por la derecha española que llevan un proceso de desmantelamiento de la sanidad pública tan notorio que el PSOE, en la oposición en los gobierno autonómicos de estas dos comunidades, lo utiliza como lanza para desgastar la gestión. Sin embargo, en la Comunidad Autónoma Vasca, con un proceso de desmantelamiento similar, el PSOE avala y participa de la misma estrategia de descalabro de la sanidad pública que en otros escenarios critica. No se trata de una contradicción, sino de un modelo errático de hacer política, en el que la ética y los valores comunitarios han desaparecido por completo.

Esa singularidad vasca, ese oasis que nos anunciaban desde que el Estado profundo diseñó el de las autonomías, café para todos, y evitar diferenciar la particularidad vasca, catalana y gallega, va perdiendo fuelle. Cada vez las líneas que separaron la política autonómica vasca con la hispana son más finas, sobre todo en lo económico. Urkullu tiene más afinidades con los proyectos privatizadores y deslocalizadores de Ayuso y Moreno que con una dinámica propia y vanguardista de corte soberanista. La txapela le da únicamente el sempiterno toque regional.

Ahora, Gotzone Sagardui, la última consejera de salud, ha sido extremadamente explicita. Para la sanidad pública vasca es necesario «un cambio cultural». Sagardui, alentada por su equipo de comunicación, ha querido asentar lo que es un secreto a voces y dar el pistoletazo de salida, públicamente al menos, a una nueva narrativa política. ¿Por qué en este momento? Porque como relataba recientemente Josep Ramoneda, hay «una oleada reaccionaria de restauración del viejo orden en Occidente». Un ensayo de pasarela de la democracia liberal al «autoritarismo posdemocrático». Nos encontramos en una sociedad donde en el mejor de los casos los poderes políticos son incapaces de poner límite a los poderes económicos, y en el peor, probablemente en el que nos ocupa, donde los poderes políticos son meros morroi de los poderes económicos.

No hay un cambio cultural en el horizonte, porque esa expresión, ese cambio de paradigma hacia la privatización de lo público, hacia el desvío de nuestro dinero hacia las grandes fortunas a través de megainfraestructuras, ya se está dando desde hace tiempo. Sagardui únicamente le ha puesto la kirtena literaria a la txapela.

publicado GARA 2022/06/18

aukeragune

EL AYUNTAMIENTO ABRE AUKERAGUNE, EL PRIMER CENTRO DE ATENCIÓN DIURNA Y PROMOCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN COMUNITARIA PARA COMBATIR LA SOLEDAD ENTRE LAS PERSONAS MAYORES EN BILBAO

  • El Alcalde Juan Mari Aburto ha visitado las modernas instalaciones del Centro situado en el barrio de Otxarkoaga.
  • Aukeragune se dirige a personas mayores de 65 años que se encuentren en riesgo de dependencia y fragilidad y en situación o riesgo de soledad.
  • Este proyecto innovador está diseñado para prestar atención directa a 80 personas usuarias e intervenir con más de 2.000 mayores de los barrios de Otxarkoaga, Txurdinaga, Santutxu, Begoña, Bolueta, Uribarri y Zurbaran.

El Ayuntamiento ha inaugurado, esta mañana, AUKERAGUNE, el primer centro de atención diurna y promoción de la participación comunitaria para personas mayores en Bilbao.

El Alcalde Juan Mari Aburto se ha acercado hasta este nuevo recurso situado en el barrio de Otxarkoaga, Zizeruene 4, para conocer su funcionamiento, acompañado de los Concejales y la directora, de Acción Social, Juan Ibarretxe, Iñigo Zubizarreta y Kontxi Claver, junto a otros representantes de la Corporación Municipal. Asimismo, representantes de la Fundación BBK han asistido a la visita.

Se trata de un proyecto innovador que está diseñado para prestar atención directa a 80 personas en situación de fragilidad o soledad, y se ha previsto que se puede llegar a intervenir con más de 2.000 personas mayores de los barrios del entorno de Otxarkoaga, como son Txurdinaga, Santutxu, Begoña, Bolueta, Uribarri y Zurbaran.

Tras la visita, el Alcalde ha reconocido la aportación de este nuevo recurso municipal a la Villa donde residen más de 83.000 personas mayores de 65 años, colectivo donde pueden emerger casos de soledad no deseada, “en estos últimos años, en el Ayuntamiento hemos intensificado esfuerzos en poner en marcha programas y acciones para reducir las situaciones soledad no deseada entre las personas mayores de la Villa. Y este centro puede ser un gran aliado para combatir esas circunstancias. Queremos que en AUKERAGUNE las personas reconecten con la vida y vuelvan a tejer relaciones personales. De esta manera, pueden seguir participando en la vida ciudadana y contribuyendo al bienestar de la comunidad. Estamos convencidos de que la prevención de la fragilidad es una de la vías para promover y preservar la autonomía de las personas”.

IDENTIFICACIÓN DE LAS PERSONAS USUARIAS

La identificación de personas posibles usuarias se realiza a través del programa municipal “Mirada Activa Berria” y de los Servicios Sociales. Los Servicios Sociales de Base tienen un papel clave no solo en el acceso al programa sino en la búsqueda de soluciones de las necesidades de estas personas usuarias de AukeraguneUna Trabajadora Social y las CONECTORAS Comunitarias, figura novedosa y pionera desplegada en el programa Mirada Activa Berria, harán trabajo de campo para acercar a potenciales personas usuarias al centro que junto con las derivadas por los Servicios Sociales de Base se analizarán para ver su idoneidad para participar en el proyecto.

Asimismo, para el Ayuntamiento este Centro Aukeragune puede convertirse en otra vía de entrada y contacto de las personas mayores con los Servicios Sociales, “por lo que debe ser un centro amable y atractivo que invite a la vida activa”, han concretado.

Además se cuenta con la colaboración del tejido asociativo de estos Distritos. De hecho, el objetivo es que Aukeragune esté conectado con el entorno, con la vida de los barrios, promoviendo el contacto con otros colectivos y recursos de cara a desarrollar actividades fuera del centro, propias o en colaboración con otras entidades.

Este proyecto se dirige a personas de más de 65 años que se encuentren en riesgo de dependencia, fragilidad social o en situación de aislamiento social y/o soledad. Las personas usuarias son personas que mayoritariamente viven solas aunque cuentan con apoyos formales e informales para seguir viviendo en su hogar, además deben tener la capacidad para acudir al centro de manera autónoma o con apoyo de familiares o amigos/as.

Sobre el perfil de las personas que participarán en este Centro han explicado las trabajadoras sociales que “el problema general de las personas mayores en riesgo y fragilidad social o con grado de dependencia moderada, es que ven disminuido su bienestar bio-psico-social por falta de acción preventiva”. Así, con este programa el Ayuntamiento pretende contribuir en la mejora o mantenimiento del nivel de autonomía de las personas mayores en riesgo de dependencia y fragilidad o en situación de dependencia Grado I, prevenir su deterioro y las situaciones de aislamiento y soledad.

Desde el Consistorio bilbaino con el fin de reducir situaciones de soledad entre las bilbainas y bilbainos mayores de 65 años, consideran de vital importancia detectar esas situaciones e intentar dar una respuesta coordinada, prevenir situaciones de aislamiento/soledad e intervenir en favor de un envejecimiento activo y saludable

ACTIVIDADES SEMANALES

En cuanto a la intervención y las actividades que en este Centro se desarrollan, están vinculadas principalmente con la áreas de digitalización, funcional, cultural, cognitiva, relacional y emocional.

El plan de actividades previsto para esta semana se va a centrar en tres actividades: RISOTERAPIA, MUGI ADIN y MEMENTIA. En el momento que el Alcalde ha realizado la visita, el grupo de mayores que estaba en el centro están practicando esta última actividad, Mementia, donde se trabajan las capacidades cognitivas, consiste en la estimulación mediante la tecnología dirigida a mejorar los rendimientos de la memoria promoviendo la transmisión de conocimientos y hábitos adquiridos en la vida diaria. Asimismo, esta mañana han estado participando en Risoterapia, que tiene como fin aliviar el dolor, el estrés y los sentimientos negativos, en definitiva, mejorar el bienestar.

El programa de actividades se irá diseñando según la demanda de las y los propios usuarios, porque, como han señalado, “Aukeragune estará abierto al cambio, variando su programa de actividades en función de la evolución de las personas y sus necesidades”. A priori entre las opciones que se plantean pensando en esas necesidades, inquietudes e intereses son la capacitación digital, psicomotricidad, ejercicio físico y hábitos saludables, visitas culturales, clases de euskera, entrenamiento de la memoria, charlas en torno a un café “Kafeguneak” y mindfulness.

El Ayuntamiento y Fundación BBK analizarán de manera continua los resultados de esta experiencia para concretar un servicio de atención diurna y promoción de la participación comunitaria referente para Bilbao. La Fundación BBK ha colaborado con este proyecto en el desarrollo y la cesión de los espacios del Centro.

INFORMACIÓN DEL CENTRO AUKERAGUNE

Horario:

  • Horario de verano: de 8 a 15 horas
  • Horario de invierno: de 8 a 18 horas

► Los recursos están abiertos a todas las personas mayores que presenten una situación de soledad y precisen apoyo para paliar y prevenir su fragilidad social. Aquellas personas que están interesadas en participar pueden ponerse en contacto con los Servicios Sociales de Base del Ayuntamiento de Bilbao o llamando al teléfono de 94 420 59 63 / 94 420 48 04.