mojoiak berriz / más de bolardos

Sanitarios piden al Ayuntamiento que retire los bolardos fijos en Bilbao

Se quejan de que los postes les obligan a bloquear el tráfico cuando acuden a un domicilio para atender una emergencia médica

Las ambulancias y el resto de los vehículos de emergencia de Bilbao tenían el privilegio de poder aparcar en la acera sin miedo a ser denunciados, hasta que la ciudad se llenó de bolardos. Los sanitarios de las ambulancias municipales, SAMUR, se quejan de que la proliferación de estos postes fijos en las calles de la capital vizcaína dificulta su trabajo cuando acuden a una emergencia.
Si se trata de una asistencia médica de urgencia, el tiempo es oro, pero, debido a los bolardos, «no encuentran un sitio adecuado para estacionar las ambulancias» lo más cerca posible del domicilio en el que les espera el enfermo. Su obligación pasa por llegar cuanto antes, y al mismo tiempo la ambulancia debe también estar cerca cuando bajen con la camilla. Al conductor del vehículo sanitario se le plantean dos opciones: la primera -«inasumible»-, «dar vueltas por la calle hasta encontrar un sitio donde no moleste»; la segunda, dejar la ambulancia de manera que «bloquee el tráfico», advierten desde el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE).
Agresiones físicas
En este punto, los afectados recuerdan que su colectivo ha sufrido agresiones físicas en numerosas ocasiones, y que temen convertirse también en víctimas de «conductores nerviosos o agresivos». De momento, ya han empezado a sufrir ataques verbales. Se ha dado el caso -aseguran- de un automovilista que decidió mover la ambulancia que le molestaba en plena calle cuando los sanitarios se encontraban en un piso atendiendo a un enfermo. Al realizar la maniobra, el individuo no tuvo reparo en rayar un lateral del vehículo.
El «mayor riesgo», apuntan, se produce cuando el sanitario baja solo del domicilio a la calle a recoger la silla para el traslado o algún otro material, después de valorar el estado del paciente, y «tiene que enfrentarse a conductores que, en ocasiones, llevan un largo rato bloqueados por la ambulancia».
El SVPE, que ha remitido un informe al concejal de Seguridad Ciudadana, reclama al Ayuntamiento que «sustituya» los bolardos fijos por otros «abatibles fácilmente por el personal de ambulancias para poder acceder a la acera». Mientras se adopta esta medida y de forma preventiva, piden que una patrulla de la Policía Municipal de Bilbao les acompañe o sea movilizada por el centro coordinador «siempre que una ambulancia municipal quede estacionada en una emergencia bloqueando una calle», para que los policías «se hagan cargo de la incidencia de tráfico» y «controlen» la situación.
El SAMUR de Bilbao cuenta con dos ambulancias, una de Soporte Vital con enfermería y otra de Soporte Vital Básico, y una plantilla de siete enfermeros y 25 técnicos, que se reparten en guardias las 24 horas, 365 días al año. En 2009 atendieron 6.000 avisos, más del doble que los 2.500 que tuvieron en 2005.
La crítica de los sanitarios del SAMUR contra los bolardos ya ha sido realizada por otras ambulancias en Bilbao, y también por los Bomberos, que se encuentran en muchas salidas, por ejemplo, con que no pueden acercar la escala al piso incendiado o incluso con que el camión de Bomberos no puede entrar en la calle.
Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.