sutea artxandan / el incendio de artxanda

La Ertzaintza identifica al presunto autor del incendio del monte Artxanda

Azuzadas por el viento, las llamas afectaron en Vizcaya a más de 51 hectáreas de suelo y arrasaron numerosos pastizales y bosques

La Ertzaintza ha identificado al presunto autor de la quema de rastrojos que el pasado sábado derivó en un incendio en el monte Artxanda que obligó a desalojar varias viviendas en ambas laderas de la montaña. La extinción completa resultó compleja debido a las fuertes rachas de viento. Los agentes realizaron esta identificación durante la jornada del sábado, poco después de que se desatara el fuego. Esta persona no fue detenida ni tampoco se encuentra imputada, ya que, según explicaron portavoces del Departamento vasco de Interior, de momento no se han abierto diligencias por lo sucedido. Una situación que, no obstante, podría variar en las próximas horas, insistieron los mismos medios.
El incendio de Artxanda, que se desató en una zona próxima al Colegio Fátima, cerca de la subida de Enekuri, se descontroló por momentos debido a los bruscos cambios de viento y llegó a afectar a la ladera de San Pablo. Sólo aquí, las llamas devoraron 10 hectáreas de pastizal, según los datos ofrecidos ayer por la Diputación vizcaína. Las labores de extinción, en la que colaboraron varias dotaciones de los Bomberos municipales y forales, duraron unas cinco horas y media y no terminaron por completo hasta pasadas las diez de la noche.
Pese a su espectacularidad, el de Artxanda no fue el incendio más grave que se vivió en el territorio. En total, las llamas afectaron a más de 51 hectáreas de suelo, divididas en cinco focos distintos que se extendieron por gran parte del territorio. La peor parte se la llevaron entre Galdakao y Larrabetzu, en la zona de Erletxe, donde se quemaron 20 hectáreas de pino, eucalipto y haya. Los servicios de extinción de incendios y salvamento de la Diputación no consiguieron sofocar las llamas hasta pasadas las cinco de la madrugada.
Bomberos forales en alerta
La mezcla de viento y fuego calcinó dos hectáreas de restos de corta y pastizal en Muskiz. En Gamiz-Fika, donde el fuego permaneció activo entre las nueve y media y la medianoche, el incendio dejó 15 hectáreas de pino y matorral chamuscadas. Y, por último, en la zona de Carranza los Bomberos forales trabajaron hasta las tres de la madrugada. No pudieron evitar la afección a 4,2 hectáreas de pino adulto y pino radiata. Según explicó la Diputación en un comunicado, la gran mayoría de los siniestros se produjeron por el «contacto de masas arbóreas con el cableado del suministro de electricidad».
A nivel operativo, la Administración foral mantuvo durante las últimas horas en alerta a 89 bomberos, un equipo de 78 personas del Departamento de Agricultura, además de trabajadores adscritos al área de Obras Públicas. Los parques de Bomberos se reforzaron en un 40%. También se realizaron decenas de salidas por incidentes de menor gravedad.
EL CORREO
2010/03/01
Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.