bizi / bici

Este sábado tenemos una bonita prueba ciclista junto a nuestro barrio en Begoña.

 

 

No hay paz para los ‘riders’.

EL TRAZADO URBANO QUE BILBAO ACOGE EN EL CITY DOWNHILL WORLD TOUR

 

Uno de los ‘riders’, en plena acción.

Bilbao – Valparaíso, Santos y Bratislava fueron las primeras paradas de uno de los espectáculos sobre dos ruedas más imponentes del mundo: el City Downhill 2015 World Tour, en el que los especialistas se dejan la piel y, algunas veces, la salud, haciendo cabriolas sobre espacios urbanos. El campeonato más importante de descenso en bicicleta del planeta visitará Bilbao el sábado, con los puntos en juego de la cuarta cita mundialista, y Bermeo, con la disputa del campeonato de Euskadi y los mejores riders en liza, antes de la final de Taxo (México).

De este modo, la maquinaria del evento ya está rodando. Desde el pasado lunes, catorce personas trabajan doce horas diarias para mimar hasta el último detalle del recorrido por el que Filip Polc, Tomas Slavic y Johannes Fischbach pondrán en juego parte de sus aspiraciones por el Mundial. El City Downhill 2015 World Tour está en un puño y cualquier despiste puede arrebatar el liderato al eslovaco.

Joel Sepúlveda Irastorza, coordinador deportivo de la empresa Innevento, que lleva a cabo el montaje, explica que “los ciclistas podrán llegar a coger los sesenta kilómetros por hora”. Esa velocidad está valorada para la salida, en la que se ha propuesto una altura inopinada hasta el momento. Y es que, como concretaba el más destacado de la cita, Polc, “se trata de un comienzo a ocho o nueve metros de altura, mientras que hasta ahora se había utilizado cuatro o cuatro y medio, como mucho”. Así las cosas, desvela Sepúlveda que “desde el pistoletazo hasta la primera chicane es el tramo más raudo. Asimismo, los saltos más grandes tendrán entre ocho y diez metros de largo y seis de altura”. La participantes iniciarán su arriesgada aventura en el Parque Etxebarria encima de “tres contenedores”. Es decir, lo equivalente a un cuarto piso.

“De esos nueve metros saltan hasta los seis a una rampa, en la que toman la mayor velocidad de la prueba, y se impulsan sobre dos autobuses. Tras los que regresan al suelo”, cuenta el experto de Innevento. “En ese punto hay situada otra chicane muy técnica con un salto a un tronco con peraltes. Justo antes de la Plaza del Gas, hay otro tronco de unos tres metros de altura que les lanza directamente hacia las escaleras. Sobre ellas, hacen un salto sobre un obstáculo a unos cinco metros de altura y bajan por el monte hasta volver a las escaleras más adelante”, certifica. No obstante, antes del último salto, los riders se volverán a disparar hasta los cincuenta kilómetros por hora para cerrar la cita desde seis metros de altura.

Desde la organización esperan que haya una afluencia de público que pueda alcanzar hasta los 10.000 espectadores. No obstante, la cifra objetivo para esta primera prueba bilbaina será de unos 5.000.

PUBLICADO en DEIA 2015/10/08

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.